Thursday, August 25, 2011

LAS MIL Y UNA NOCHE



Angélica Mora

Nueva York

Apuntes de una Periodista


Virtualmente estoy sentada frente a mi puerta viendo pasar los restos de otra larga Dictadura.
Es un gran placer.

Y más aún leer las noticias que llegan sobre "el descubrimiento" de la opulencia en que vivía Muamar Gadafi, el tirano que está "enconchado" en el desierto, o buscando asilo con gobiernos cómplices.

Los libaneses están recién descubriendo que Gadafi y su familia eran tan ricos que no hay por donde comenzar a describir tanta riqueza:
Palacios y mansiones, piscinas interiores de mármol, muebles de oro macizo, estatuas, autómoviles de lujo, ropa de modistos famosos, adornos, joyas y habitaciones en general escapadas de Las Mil y Una Noche.

Por eso, es tan repulsivo ver cómo los tiranos preconizan a diario la austeridad.
Comprobar cómo le piden al pueblo que se siga apretando el cinturón y ellos llevan una vida de príncipes, con exquisiteces en la mesa y excelentes licores. Salas llenas de libros y lo más moderno en computadoras. Lujosas casas y departamentos, con piscinas para ellos, sus hijos y sus nietos.
Y agreguen las millonarias cuentas en los bancos, propiedades y otros bienes ya sacados al exterior.

Por eso, revuelve el estómago oir a los que dicen que "ser rico es malo".
A los que gritan que odian el capitalismo y sin embargo usufructúan del dinero del pueblo.
A los que derrochan la riqueza del país en dádivas a otras naciones, para demostrar su generosidad con foráneos, mientras la nación languidece por falta de lo más mínimo para poder vivir.

Son los que se bañan, como el Tío Rico de las comiquitas del Pato Donald, en una virtual piscina de oro, mientras el pueblo no tiene los elementos más indispensables para salvarse del hampa desatada y deben arrastrar su temor y su miseria todos los días.

Las felices existencias de los familiares de los hermanos Castro y de Hugo Chávez han sido reveladas en videos, donde se muestran despilfarros, viajes, comida, licores, mujeres y en general, vidas que sólo se pueden comparar a las Mil y una Noche.

Cuando llegue el momento de la Verdad y la Justicia, sus pueblos no deberán admirarse de lo que encuentren luego de la huída.
Aunque es posible que lo que se sabe hoy sólo sea la punta del témpano de otros excesos, de los cuales nos enteraremos en un próximo futuro.

Rebel fighter poses for a photo as he sit on a two seater couch that framed by golden mermaid with the face of Aisha Gadhafi the daughter of Libyan dictator Moammar Gadhafi in her house in Tripoli. (AP)

Riqueza descubierta en uno de los palacios de Gadafi

No comments:

Post a Comment