Monday, August 29, 2011

LA VENGANZA DE CRISTINA

CFK pone en marcha la nueva ofensiva contra Clarín

/>

Por Guillermo Cherashny para el Informador Público

No fue casual que el titular de la Agencia Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y candidato a vicegobernador K, Gabriel Mariotto, reclamara que el juez Edmundo Carbone resuelva la causa que impide aplicar al Grupo Clarín la cláusula de desinversión de la Ley de Medios.

Se trató de la primera señal de la nueva ofensiva contra el multimedios que estaría a punto de comenzar, aun antes del 23 de octubre. La decisión habría sido tomada por CFK ni bien festejó su triunfo en las primarias del 14. Justamente, uno de las conclusiones que se pueden extraer de estos comicios es que los medios de comunicación no son determinantes para ganar las elecciones y que las tendencias electorales de la opinión pública se definen por una serie de factores complejos. El kirchnerismo aprovecha la ocasión para proclamar su victoria sobre el gran diario argentino, pero la realidad es muy distinta: el gobierno logró un apoyo masivo de la población que vota en función de sus mejoras económicas y también de algunas políticas sectoriales y no por lo que los medios. Sin embargo, el cristinismo no sólo es resentido y obcecado sino que, en privado, admite que vienen tiempos difíciles, así que lo ideal sería que, por las dudas, Clarín quedara reducido a su mínima expresión.

La paz con Techint

A principios de este mes, el gobierno acordó con el grupo Techint, declinando su reclamo por un reparto mayor de dividendos y su intervencionismo en el holding, previendo además su participación en el Gasoducto del Nordeste. La multinacional, por su parte, aceptó la presencia simbólica en su directorio de Axel Kicilof -la joven estrella de la economía K- y de otros dos directores estatales. La magnitud del acuerdo sugiere que Paolo Rocca habría abandonado a Magnetto -o, por lo menos, es lo que cree el gobierno-, que ahora prepara una nueva embestida contra este último. Igual que ocurrió dos años atrás, la Casa Rosada les habría vuelto a exigir a varias empresas que dejaran de avisar en Clarín y sólo habría logrado, hasta ahora, que se fueran cinco. Sin embargo, otra sería la perspectiva a partir del triunfo aplastante del 14. Los empresarios no se engañan; saben que tendrán que convivir cuatro años más con el cristinismo y que no les queda otra que el sálvese quien pueda. Para salvar las apariencias, a lo sumo están dispuestos a declarar cada tanto que sería bueno volver al mercado de capitales y que se debe combatir a la inflación. En definitiva, son conscientes de que el gobierno no hará ni lo uno ni lo otro. Al contrario, CFK le seguiría dando nuevos consejos al mundo sobre nuestro modelo económico, avalada por Joseph Stiglitz y Paul Krugman, que estarían percibiendo altos honorarios del gobierno, aunque el primero sorprendió días atrás augurando una mala etapa para la economía argentina debido a su exclusiva dependencia del precio de los commodities.

Broche de oro

Como sucesor de Mariotto en la AFSCA se menciona al ex diputado nacional Manuel Baladrón. A su cargo estaría ejecutar la fase final de la ofensiva, o sea, consumar la separación entre Cablevisión y Multicanal. Un empresario amigo se quedaría con la primera y Clarín quedaría reducido a Multicanal. Esta situación, a su vez, haría improbable la subsistencia de TN. De ahí que los carteles aparecidos después de las primarias decían “La TNés adentro”. Papel Prensa es la parte faltante de este cuadro. Circulan ya borradores de un proyecto de ley para su intervención por el Congreso o directamente mediante un DNU. Todo esto parte de la premisa, aparentemente correcta, de que la sociedad avala con su voto el haber gobernado al margen de la Constitución Nacional durante ocho años y medio. En otras palabras, que a la gente lo único que en realidad le importaría es el bolsillo y que la defensa de la calidad institucional es patrimonio de grupos reducidos. Así las cosas, el cristinismo piensa que ningún sector empresario defenderá a Clarín y que parte de la oposición aplaudirá, en cambio, su ofensiva. Y el resto quedaría tan debilitado que poco podría hacer para evitar la maniobra.

No comments:

Post a Comment