Thursday, July 28, 2011

P'ALANTE COMEDIANTE

View Image
Mar de Leva



Luis Eduardo Rodríguez
La comedia de figurón, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE), es típica del teatro español de Siglo XVII y generalmente representa a un protagonista pintoresco, engañador, charlatán y fanfarrón que tiende (el “Tartufo” de Molière, por ejemplo) a criticar la hipocresía y la mentira a través de un personaje fariseo que finge y simula valores que en verdad no posee. El tema recurrente de la comedia es el engaño, la burla y la estafa. Una vez aclarado el punto, entremos a considerar la comedia por la cual nuestro país ha estado atravesando durante más de una interminable década y que tiene como protagonista principal al mandón criollo.
Sustentaremos estas líneas no con especulaciones subjetivas, sino con ejemplos que hemos venido viendo y escuchando a diario y que componen un rompecabezas del absurdo difícil de comprender y, más aún, de superar. Recordamos, por ejemplo, la reciente frase del Tte.Cnel: “Eso que pasó en el Rodeo es insólito. ¿Cómo es posible que los privados de libertad estén armados y controlen el penal? Nuestro proceso de humanización avanza”. Si eso no es burla y farsa, entonces, ¿qué es?
Otra estratagema del engaño tiene que ver con el tan publicitado parque del aeropuerto de La Carlota. Resulta que ahora —diez años después y con tres planes ni siquiera empezados: 2001, 2006, 2008— el Tte.Cnel. promete, en su infinita e irresponsable demagogia populista y con la argucia propia del mejor de los comediantes, que esta vez sí se logrará el tan ansiado uso público para lo que, quizás, sea el único pulmón natural que le queda a la gran metrópolis. Puro engaño, pura comedia.
La cosa sigue con muchos otros ejemplos en esta interminable sarta de falsedades, fraude emocional y dobles posturas a que el autócrata tiene sometido al país. Es por eso que no nos podemos olvidar tampoco de cosas como: “Me dejaré de llamar por mi nombre si para dentro de tres años hay niños de la calle porque de ahora en adelante serán niños de la patria” (1999) o “Me quieren matar”, “Este año —lo juro por mi madre— se construirán 300.000 casas para el pueblo” (estamos a mediados de año y sólo van 16.000). Qué decir de afirmaciones como éstas: “A Bolívar lo asesinaron, pero no tengo pruebas” (¿?), “Seremos una potencia agrícola y hasta exportaremos café y arroz”, “Lucharemos contra la corrupción” y en el colmo de los colmos ver como hace apenas semanas atrás gritaba hasta el cansancio la necedad esa de “Patria socialista o muerte” y ahora, con el mayor de los desparpajos y sin rubor alguno, cambiada por “Viviremos y venceremos”. Cómo es posible que un hombre se burle y ofenda con tanta desfachatez a todo un colectivo poniendo de manifiesto de manera tan clara el desprecio que siente por la sociedad civil con sus actos falsos y contrahechos. Pura novela, pura comedia.
El comediante —dicen los que saben— es una mezcla peligrosa y letal entre un histrión charlatán y un actor dramático. ¡P’alante Comediante! El fin del sainete está cerca. Nos vemos en el 2012.
SOL DE MARGARITA © Copyright 2007, Calle Fermín con Charaima, sector Genovés. Edif Sol de Margarita, Porlamar. Isla de Margarita - Venezuela

No comments:

Post a Comment