Tuesday, June 28, 2011

VENEZUELA: MÁS DE LO MESMO

Ya Chávez no cuenta con su arma secreta. La oposición dejó de meter la pata y ahora es él mismo quien construye a pasos agigantados su derrota
Por: Kico Bautista

Ya Chávez no cuenta con su arma secreta. La oposición dejó de meter la pata y ahora es él mismo quien, laboriosamente, construye a pasos agigantados su derrota. Las encuestas que andan en las calle y las que vienen van a fotografiar un país vuelto flecos.

No solo es la prolongada ausencia del Comandante Presidente la que tiene a la gente como a la deriva. Es que al gobierno nada parece salirle bien. Todas esas promesas de viviendas como arroz para los que menos tienen como que no van para el baile.

La crisis eléctrica ha dejado en evidencia que no se pueden construir 2, 1, 500, 100 mil casas porque no hay cómo darles el mínimo de servicios.

Nada que ver con "El Niño", las iguanas o el saboteo del imperio y sus compinches de la derecha. No hay luz y eso no tiene otro responsable que Miraflores. Hablaron de inversiones mil millonarias para arreglar el problema y pareciera que no hay otra salida que acostumbrarse a los apagones y el racionamiento.

La semana pasada la opinión pública fue testigo de las denuncias de Eliseo Fermín que, a punta de videos, dejó claro que el problema eléctrico no tiene única y exclusivamente que ver con la falta de inversiones o una gestión ineficiente. En la IV república se roba tanto como en la IV.

La barcaza que mostró Chávez en Aló Presidente como solución rápida y concreta a los problemas de electricidad en Zulia, tres meses después, apareció abandonada y escondida en una empresa en Bachaquero según lo demostró el parlamentario zuliano.

140 millones de dólares pago la nación por una barcaza usada que no sirvió para un carrizo. Fermín también denunció que 6 turbinas de generación termoeléctrica que adquirió Pdvsa se encuentran olvidadas y deteriorándose en un galpón. Al parecer se "despareció" el dinero destinado a su instalación.

Difícil creerle al gobierno cuando ocurren cosas como éstas. No es un detalle que la Ley de Endeudamiento apareciera firmada en Caracas cuando Chávez se encontraba en Cuba.

La credibilidad del gobierno viene cayendo y cada día que pasa ocurren más y más situaciones que dejan en evidencia la crisis de valores, la corrupción, las mentiras detrás del cuento del socialismo del siglo XXI.

La crisis penitenciaría suma más leña a la candela. Nadie se traga que lo ocurrido en El Rodeo sea parte de un plan desestabilizador montado por la contrarrevolución para boicotear el proceso. Desde hace rato que los presos vienen denunciado el hacinamiento en nuestras cárceles, la falta de sanidad, el problema de los derechos humanos.

La constitución establece que los centros penitenciarios deben ser descentralizados. Su principal tarea es devolverle al reo a la sociedad para que no vuelva a delinquir más nunca.

Nada de eso se cumple. Al contrario grupos de vendedores de armas hacen de las suyas a costa de la violencia en que se vive en estos lugares. En esas mafias están involucrados elementos de la Guardia Nacional, de la custodia de los internos que depende del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia.

El gobierno discute sin son 21 o 37 los fallecidos. Un solo muerto es un problema. Inventa un ministerio y anuncia nuevas leyes y no habla de una sola acción para desmantelar el tráfico de armas. Todo eso lo esta viendo el país y por supuesto que la mayoría debe aspirar a que este drama termine, se le ponga una solución.

Y no es un problema de defender delincuente, sino de humanidad. La gente entiende y no es bruta. ¿Cómo puede el gobierno desarmar a los delincuentes si ni siquiera lo puede hacer con los presos? Lo grave de estos asuntos es que no se la habla al país con la verdad. Se eluden responsabilidades o se tapan full propaganda.

No hay que ser genio para darse cuenta de que la manera en que se han manejado las comunicaciones en torno a la enfermedad del Presidente ha sido una torta completa.

La gente no sabe lo que pasa. Lo peor es que pasan los días y nadie deja claro nada. Por eso el malestar, la sensación de torpeza y fracaso que anda por las calles.

El martes hubo un destello, una especie de lucecita que nos hizo pensar que no había razones para especular sobre lo mal que van las cosas. Soto Rojas detuvo en la AN la intención del ala radical de la revolución de allanarle la inmunidad al diputado William Ojeda.

Hasta Alfredo Ramos habló del resurgimiento de la racionalidad en el seno del proceso cuando se nombró una comisión para mediar sobre el asunto. Pura ilusión. Alguien llamó y mandó a cortar cabezas.

Más tarde, cuando muchos de los diputados ya no estaban en el hemiciclo, volvieron a introducir la solicitud de sanciones contra Ojeda. Con o sin Chávez, la revolución lo único que tiene que ofrecer es más de lo mesmo.


No comments:

Post a Comment