Sunday, March 27, 2011

JAPÓN DA MARCHA ATRÁS: NO ESTAMOS TAN MAL

031711nuclear2
Los trabajadores que bombean agua contaminada de la averiada planta nuclear de Fukushima evacuaron las instalaciones el domingo luego de que se reportara un enorme aumento en la radioactividad, pero las autoridades dijeron después que la lectura del incremento fue inexacta.

Los obreros desalojaron el reactor de la Unidad 2 del complejo cuando una lectura mostró que los niveles de radiación eran 10 millones de veces mayores a lo normal en el sistema de enfriamiento del reactor. Los funcionarios dijeron que era tan alto que el trabajador que hacía las mediciones salió antes de hacer una segunda lectura.

"La cifra no es creíble", dijo la noche del domingo Takashi Kurita, portavoz de Tokyo Electric Power Co. "Lo lamentamos mucho".

Agregó que las autoridades tomarían otra muestra para obtener una lectura precisa de los niveles de radiación, pero que no sabía cuándo se anunciarían los resultados.

El incidente se dio en momento en que las autoridades reconocieron que había agua radioactiva en los cuatro reactores del complejo de Fukushima y que el nivel de radiación en el aire de la Unidad 2 medía 1.000 milisieverts por hora, cuatro veces el límite de 250 milisieverts aceptable dentro de la seguridad laboral establecida por el gobierno.

Las autoridades dijeron que aún no saben de dónde proviene el agua radioactiva, pero el portavoz del gobierno Yukio Edano ha dicho que es "casi seguro" que se esté filtrando por una fisura en el núcleo del reactor de una de las unidades.

Aunque la detección de altos niveles de radiación -y la evacuación de los trabajadores- retrasó una vez más los esfuerzos para tener la planta de nuevo bajo control, Edano insistió en que la situación se había estabilizado parcialmente.

AUMENTA EL NUMERO DE VICTIMAS

El número de fallecidos por el terremoto y tsunami del día 11 en Japón aumentó este domingo hasta los 10.668, mientras otras 16.574 personas se encuentran aún desaparecidas, según el último cómputo de la policía japonesa.

Además, unas 240.000 personas siguen refugiadas en 1.900 centros de evacuación a raíz del desastre, que supone la peor crisis de Japón tras la II Guerra Mundial.

Hay al menos 18.000 casas destruidas y más de 130.000 edificios dañados, sobre todo en las zonas costeras del noreste japonés, donde las temperaturas por debajo de cero grados, como en Iwate, complican la situación de los damnificados más ancianos.

Según las cifras oficiales, en Miyagi hubo 6.477 muertos, en Iwate 3.185 y en Fukushima 948, mientras los desaparecidos se cuentan por varios miles en esas tres provincias, las más devastadas por el seísmo y posterior tsunami.

El gran número de víctimas mortales en las provincias de Miyagi e Iwate ha obligado a las autoridades a enterrar a muchas en fosas comunes temporales, ante la imposibilidad de continuar con las cremaciones.

No comments:

Post a Comment