Sunday, March 27, 2011

ARGENTINA: APROXIMACIONES Y NO APROXIMACIONES

Más tensión con Obama, aproximación a Irán y retorno de Chávez



Por Guillermo Cherashny
para el Informador Público

Cada vez está más claro que el incidente con los Estados Unidos por el decomiso de ciertos equipos transportados por un avión de la USAF no fue un hecho aislado. Se trata, por el contrario, de un giro radical de la política exterior en favor de los regímenes autoritarios, no sólo de la región sino de todo el mundo. Y, como todo lo que hace el kirchnerismo tiene un fin electoral, es indudable que las encuestas indican que la mayor parte de la población está a favor de desafiar a los EEUU. Es un proceso inverso al de los países más exitosos de la región. En Brasil, el gobierno y el pueblo recibieron a Barack Obama como una estrella de rock y lo mismo se repitió en Chile. En cambio en la Argentina, el líder de la primera potencia mundial dejó de ser peronista, como una vez lo calificó Cristina Fernández por su política de estímulos económicos. Ahora pasó a ser comparado con George Bush, debido a que decidió una intervención humanitaria en Libia con el bloqueo aéreo contra Muamar Kadafi quien, de paso, no fue condenado en la ONU por nuestra cancillería, pese a que es un notorio violador de los derechos humanos y un verdadero genocida al bombardear civiles. Sin embargo, esta situación es normal para el palacio San Martín.

Al mismo tiempo, el diario Perfil informó ayer que el gobierno argentino inició nuevos contactos con la República Islámica de Irán: “El gobierno estaría dispuesto a suspender de hecho la investigación de los dos ataques terroristas que sufrió este país en 1992 y 1994, en los que fueron destruidas las sedes de la embajada de Israel y de la AMIA en Buenos Aires, según revela un documento -hasta hora secreto-, recientemente entregado por el ministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica de Irán, Akbar Salehi, al presidente Majmud Ajmadineyad.”

El fracasado approach a Obama

Este cambio tiene antecedentes El kirchnerismo siempre tuvo una política oportunista con la comunidad judía y el Estado de Israel. Hasta ahora se había colocado de lado de la comunidad para poder endosarle responsabilidades en la fallida investigación del atentado contra la AMIA a Carlos Menem. El tema luego empezó a ser útil para otra operación. Se profundizaron entonces los contactos de Héctor Timerman con el partido Demócrata y el lobby judeo-americano. A través de este vínculo, CFK pensaba tener un trato privilegiado con Obama, pero éste la despreció y no incluyó a Buenos Aires en su gira latinoamericana. Entonces CFK actuó como la amante despechada y todo terminó en el incidente del avión, que motivo que el presidente norteamericano días atrás exigiera públicamente la devolución del material incautado.

El cristinismo llegó así finalmente a la conclusión de que su relación con el lobby judeo-americano no pudo impedir que Obama desestimara “el modelo productivo con inclusión” de los Kirchner. Por el contrario, el Departamento de Estado dio su apoyo al modelo de economía abierta de Colombia, Brasil y Chile. El caso es que, si bien al kirchnerismo no le importa demasiado manosear la cuestión de Irán, en Washington se toman más en serio los temas que involucran al terrorismo internacional.

Para completar este nuevo giro tercermundista, el martes próximo el inefable Hugo Chávez estará de vuelta en Buenos Aires.

No comments:

Post a Comment