Friday, February 25, 2011

EN NACIONES UNIDAS SE RECOMIENDA LA EXPULSION DE LIBIA. CUBA SE OPONE

Naciones Unidas

DDC

El CDH pide la expulsión de Libia; La Habana dice temer a ese 'peligroso precedente'

La decisión final está en manos de la Asamblea General de Naciones Unidas. La suspensión requiere una mayoría de dos tercios.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó este viernes una resolución que solicita a la Asamblea General de Naciones Unidas suspender la participación de Libia en dicho organismo, debido a la violenta represión ejercida por el régimen de Muamar el Gadafi contra el levantamiento popular, informó EFE.

"Recomendamos a la Asamblea General de Naciones Unidas que, en vista de las masivas y sistemáticas violaciones de los derechos humanos por parte de las autoridades de Libia, que consideren la aplicación de la medida OP8 de la resolución 60/251", referente a la suspensión de un Estado por mayoría de dos tercios, reza el texto.

La resolución fue aprobada por consenso, por lo que no hizo falta realizar una votación, aunque Cuba y Venezuela intervinieron para afirmar que la decisión establecería un "peligroso precedente".

El discurso de La Habana

"A todos nos preocupa la pérdida de vidas humanas y los daños provocados a la población civil por el conflicto (...) Nadie que actúe con honestidad puede estar de acuerdo con la muerte de civiles inocentes, lo que rechazamos de manera tajante en cualquier lugar del mundo que suceda", dijo Rodolfo Reyes, embajador del régimen de La Habana ante el organismo.

Sin embargo, el gobierno cubano dijo que no acepta "el riesgo de que se aproveche de modo oportunista esta trágica situación para satisfacer apetitos intervencionistas, arrebatarle al pueblo libio su soberanía y apoderarse de sus recursos".

"Ya se habla de una intervención militar humanitaria, a la cual nos oponemos porque, en lugar de resolver la situación, la complicaría aún más y podría tener otras graves implicaciones", añadió Reyes, según el discurso publicado por medios oficiales en la Isla.

El embajador señaló que era su "deber" pronunciarse sobre algunos elementos de la resolución aprobada, porque en su opinión "constituyen un nefasto precedente para la cooperación en materia de derechos humanos".

Según Reyes, La Habana se opuso a la cláusula de suspensión de la membresía de un Estado desde la fundación del Consejo de Derechos Humanos. Auguró que su empleo "abrirá las puertas para aquellos que buscan legitimar este mecanismo con el objetivo de utilizarlo selectivamente contra aquellos países que disienten de sus patrones".

Otros países que tomaron la palabra omitieron referirse a la suspensión, pero condenaron la represión contra la población libia.

La resolución había sido presentada por la Unión Europea y contó con el apoyo explícito 61 naciones.

Renuncian los representantes de Gadafi ante el CDH

El texto es el resultado de la sesión extraordinaria que tuvo lugar hoy en el Consejo para tratar sobre las violaciones de los derechos humanos contra la población libia por el régimen de Gadafi.

Al iniciar la sesión, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reveló que había recibido informaciones que indicaban que "miles (de personas) pueden haber sido asesinadas o heridas" durante la represión del levantamiento popular en Libia.

"Las fuerzas libias están atacando a manifestantes y transeúntes, bloqueando barrios y disparando desde los techos. También bloquean ambulancias para que los heridos o muertos sean abandonados en las calles", relató la Alta Comisionada en su intervención.

Por su parte, la delegación libia, ausente durante la mañana, apareció al reiniciarse la sesión de la tarde para anunciar que abandonaba al régimen de Gafadi y se convertía en "representante del pueblo libio".

La resolución incluye el envío de forma urgente de una comisión internacional independiente, elegida por el presidente del Consejo, "para investigar las supuestas violaciones de los derechos humanos en Libia, establecer los hechos y las circunstancias de dichas violaciones y crímenes perpetrados, y cuando posible, identificar a los responsables".

De hecho, la resolución especifica la necesidad de exigir responsabilidades a los ejecutores de la violencia, "incluyendo las fuerzas bajo control gubernamental".

La comisión de investigación deberá redactar un informe que tendrá que ser presentado en la próxima sesión ordinaria del Consejo.

El texto "condena firmemente las recientes violaciones muy graves cometidas en Libia", pide a las autoridades de Trípoli que pongan fin a la violencia inmediatamente, solicita que respeten todas las libertades fundamentales y que se abra un proceso de diálogo sobre reformas políticas.

La resolución menciona ejecuciones sumarias, arrestos arbitrarios, la detención y tortura de manifestantes pacíficos, "unas violaciones que si son generalizadas y sistemáticas pueden considerarse como crímenes contra la humanidad".

El texto pide, además, que se liberen todas las personas que han sido detenidas arbitrariamente en los últimos días, y que se permita el acceso sin restricciones al país a las agencias humanitarias de Naciones Unidas.

Esta ha sido la primera vez que un país miembro del Consejo (Libia se incorporó a este órgano en 2010 por un periodo de cuatro años) es examinado en una sesión especial, que se convocan únicamente ante graves violaciones de los derechos humanos o una emergencia humanitaria en un determinado país.

No comments:

Post a Comment