Saturday, February 26, 2011

CHILE: A UN AÑO DEL TERREMOTO

141836_2

M
iles de chilenos que hacen un año lo perdieron todo por el terremoto hoy se declaran desamparados y ven alejarse las esperanzas de recuperar su casa y su trabajo, mientras se preparan para pasar otro invierno en precarios campamentos de emergencia.

El borde costero de las regiones de El Maule y Biobío fue la zona más afectada por el cataclismo del 27 de febrero del 2010, que causó 524 muertos y 31 desaparecidos, y daños materiales por valor de $30,000 millones.

Viviendas, comercios y caletas pesqueras quedaron destruidas por el sismo de 8.8 grados de magnitud y el tsunami que minutos después arrasó el litoral dejando a su paso un largo rastro de muerte y desolación.

Un recorrido por la zona permite hoy constatar que la reconstrucción de las carreteras, hospitales y escuelas ha avanzado, pero 80,000 familias todavía siguen viviendo hacinadas en cabañas de 18 metros cuadrados, sin agua ni aseo, a la espera de recuperar sus casas.

Los campamentos de ``mediaguas'' (cabañas) se esparcen por una franja de más de 650 kilómetros que va desde Pichilemu, en la región de O'Higgins, hasta Tirúa, en La Araucanía. El año pasado soportaron el frío y la lluvia y ahora se preparan nuevamente para hacer frente a las inclemencias del tiempo.

``Dichato va a sufrir mucho este invierno'', manifiesta Miguel Barra, dirigente vecinal de ``El Molino'', el mayor campamento de ``mediaguas'' de todo Chile, donde en la actualidad se apiñan 500 cabañas construidas para la emergencia en las que viven 2,500 personas.

Barra, representante del movimiento ``Dichato con Todos'', fue uno de los detenidos la semana pasada durante una protesta, cuando el presidente Sebastián Piñera llegó a la zona ``en son de paz'', para conocer el avance de la reconstrucción.

Hoy nada queda de las casas, tiendas y restaurantes de la costanera de Dichato, hoy bautizada como ``zona cero'', donde se concentraba la actividad económica de este enclave turístico.

``Si empezara la reconstrucción, se recuperaría la economía; pero en este momento no tenemos nada. El Gobierno no ha entregado ningún subsidio'', denuncia Barra.

Los pocos turistas que en este verano han retornado al balneario deambulan entre las ruinas y se sacan fotos junto a los muros donde se lee: ``Dichato no se vende. No a la Expropiación''.

Al igual que en Dichato y otros pueblos del litoral que fueron devastados, en Constitución los vecinos se oponen a la decisión de las autoridades de prohibir, por seguridad, la reconstrucción de viviendas cerca del litoral.

El Gobierno ya ha asignado 127,926 subsidios para construir o reparar las casas dañadas, pero la mayor parte de los 280,000 damnificados todavía no los han recibido.

El presidente Piñera prometió $8,400 millones de inversión pública para la construcción de 200,000 viviendas. Con todo, los vecinos aseguran que todavía no han puesto un solo ladrillo.

Los más perjudicados dicen que ``al Gobierno le quedó grande el poncho'' y no ha sabido acometer la reconstrucción.

No entienden por qué no se distribuyen los subsidios si el propio ministro de Hacienda, Felipe Lararrín, reconoce que hay dinero.

De hecho, el presupuesto público del 2010 se calculó con la libra de cobre (llamado ``el salario de Chile'') a $2.66, cuando hoy supera los 4.4 dólares.

ACTUALIZACIÓN:

Piñera: Me duele ver que líderes del país se resten de un llamado a la unidad
Foto: Héctor Aravena, El Mercurio

SANTIAGO.- El Presidente Sebastián Piñera dijo hoy estar "dolido" por la negativa de la Concertación a asistir a los actos que organiza el gobierno para conmemorar el primer aniversario del terremoto.

"Hemos invitados a todos, incluyendo a los dirigentes tanto de Gobierno como de oposición a participar como chilenos en esta conmemoración, (pero) no podemos obligarlos a asistir", afirmó el Mandatario.

"Me duele, como Presidente, ver que líderes de nuestro país se restan a este llamado a la unidad, pero como nunca pierdo las esperanzas, sé que el llamado a la unidad sí ha llegado al alma y corazón del pueblo chileno", agregó.A continuación destacó que hoy más que nunca "es tiempo de unidad y no de división espíritu constructivo y no destructivo, de grandeza y no de pequeñez, de coraje y no de temor".

Asimismo destacó que a sólo dos días de 27 de febrero, ya se ha logrado reconstruir más del 50% de los daños y aseguró que el gobierno "no bajará la guardia y redoblará los esfuerzos para antes de cumplir el segundo aniversario, tener en lo grueso, reconstruido especialmente las viviendas, escuelas y hospitales".

En medio de este difícil panorama hay experiencias que demuestran que se puede salir adelante con algo de apoyo.


No comments:

Post a Comment