Sunday, January 30, 2011

QUIEREN QUE MUBARAK SE VAYA


De nada sirvió la designación de un vicepresidente por primera vez en 30 años y Egipto sigue ardiendo en saqueos y protestas, en una espiral de violencia que ha acumulado en cinco días más de 100 muertos

Tal Cual

Los cambios en el gabinete implementados el sábado por el presidente Hosni Mubarak parecen no haber calmado las protestas en El Cairo y otras ciudades de Egipto, y a las manifestaciones callejeras, se unieron esta vez algunas acciones de saqueos en hoteles, museos y tiendas comerciales, por lo que la actuación policial se hizo sentir con mayor fuerza.

Mubarak designó como vicepresidente, el jefe de la inteligencia Omar Suleiman, por primera vez en 30 años, y a un nuevo primer ministro, ambos con rango de general, para tratar de desactivar una rebelión que en cinco días se cobró más de cien muertos.

Suleiman, de casi 77 años, considerado como uno de los jefes de inteligencia más importantes del Medio Oriente por haber tratado temas sensibles como el conflicto israelo-palestino, se convirtió en número dos de Mubarak, alimentando conjeturas sobre la posibilidad de que sea el sucesor del mandatario, de 82 años, en el poder desde 1981.

El jefe de Estado, que la víspera disolvió su gobierno y anunció reformas, designó al ex ministro de Aviación y ex jefe de la Fuerza Aérea Ahmed Shafiq en el cargo de primer ministro.

Con decenas de miles de personas en las calles de El Cairo y otras ciudades del país para exigir su renuncia, el presidente egipcio movió por fin ficha, después de varios días de silencio. Pero esas primeras medidas no parecieron convencer a la oposición y los manifestantes de deponer las protestas.

El opositor y Premio Nobel de la Paz, Mohamed ElBaradei, calificó de "insuficientes" los cambios e instó a Mubarak a dejar el poder cuanto antes por el bien de Egipto, en una declaración a la televisión Al Jazeera.

En la calle, los nombramientos tampoco cayeron bien. "No es una buena decisión. Suleiman es un hombre de Mubarak. Esto no es una señal de cambio", dijo Osama, un manifestante en el centro de El Cairo.

"Ni Mubarak, ni Suleiman: estamos hartos de estadounidenses", corearon grupos de manifestantes, en referencia a las buenas relaciones del régimen de Mubarak con Washington.

Las autoridades adelantaron este sábado a las 4 de la tarde el inicio del toque de queda, que se prolongará hasta las 8 de la mañana. Pero los manifestantes desacataron la medida y seguían en la calle por la noche, al igual que el día anterior.

Al menos 102 personas murieron y varios centenares heridas en los enfrentamientos del viernes y el sábado, según fuentes médicas y de los servicios de seguridad.

No comments:

Post a Comment