Thursday, January 27, 2011

HONDURAS: LOBO UN AÑO EN EL PODER

Agencias
El presidente Porfirio Lobo cumplió este jueves su primer año de gobierno en medio de protestas de seguidores del derrocado mandatario Manuel Zelaya, quien desde el exilio en República Dominicana exigen convocar a una asamblea constituyente para refundar Honduras.

El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), integrado por unas 30 organizaciones de izquierda, realizó una jornada de manifestaciones callejeras en las principales ciudades exigiendo el retorno inmediato de Zelaya y el cese de las violaciones a los derechos humanos.

A las protestas se sumaron centenares de maestros, que también exigieron derogar una disposición legislativa que prohibe los aumentos salariales indefinidos, y campesinos que demandan tierras.

"El balance del gobierno de Lobo, a un año de mi exilio forzado e ilegal, muestra resultados desalentadores y negativos", afirmó Zelaya (2006-2009) en un correo electrónico enviado a la AP.

Agregó que "ante la envergadura de la crisis, es un deber ineludible de los hondureños proponer soluciones reales y honestas, ya que a lo largo de estos 12 meses la tendencia del gobierno ha sido la de empeorar la situación del país".

El ex presidente acusó a Lobo de gobernar con "una ausencia absoluta de sensibilidad ante el sufrimiento indecible de la mayoría del pueblo, mientras los que generaron el golpe de Estado constituyen el poder real del país".

Estadísticas oficiales señalan que en un año se han registrado más de 6.200 asesinatos en Honduras, que en su mayoría no han sido aclarados. Entre ellos están los de 10 periodistas, 30 abogados y numerosos dirigentes de organizaciones campesinas, obreras y de homosexuales.

Honduras es considerado uno de los países más violentos de Centroamérica, con un promedio de 77 muertes por cada 100.000 habitantes.

Lobo asumió en enero de 2010 para una gestión de cuatro años tras ganar las elecciones generales y anunciar su interés en unificar y reconciliar a los hondureños polarizados por el derrocamiento de Zelaya en junio de 2009.

"La lucha continúa", dijo a la AP el líder del Frente, Juan Barahona. "Y seguirá hasta que logremos nuestro objetivo de elegir una asamblea constituyente que refunde el país", agregó.

Los zelayistas han declarado públicamente su pretensión de dejar sin vigor la constitución de 1982, que sostienen que da poder a los empresarios y a la clase dominante, y reemplazarla por otra que beneficie a los labriegos, profesores, estudiantes y los sectores marginados tradicionalmente por la sociedad hondureña.

Zelaya instó al pueblo a "ser vanguardia en la lucha y al gobierno a reconsiderar sus posturas... como paso fundamental para iniciar el proceso de restauración democrática del país".


No comments:

Post a Comment