Tuesday, January 25, 2011

FLORIDA: EL LIMBO DE CARLOS ANDRES PÉREZ

LA SOMBRA DE CHÁVEZ

Agencias

En representación de doña Blanca Rodríguez de Pérez estuvieron presentes en un tribunal de Miami, sus hijas Marta y Carolina Pérez, que viajaron desde Venezuela, y María Andreina González, hija de Marta y nieta del ex presidente, Carlos Andrés Pérez, con motivo de la audiencia iniciada el lunes 24 de enero 2011. Por su parte, Carolina exhortó a la familia Matos a manera de petición que “cesemos esto, aquí no hay ganadores, aquí hay perdedores, estamos haciendo algo muy lastimoso, estamos yendo en contra de un hombre que nunca quiso los conflictos”. Informó que en la audiencia se comenzaron a escuchar los testimonios de los testigos y que este martes podría “decidirse” el juicio.

L
a audiencia para determinar dónde se enterrarán los restos del fallecido ex presidente Carlos Andrés Pérez se concentró el lunes en su enemistad con el gobernante Hugo Chávez.

Los abogados de los familiares de Pérez en Miami enfatizaron las trabas que Chávez puso al divorcio de su primera esposa, Blanca Rodríguez, así como las intenciones de torturarlo y asesinarlo.

Los restos de Pérez, que falleció de un infarto el 25 de diciembre en Miami, son el centro de una demanda de Rodríguez y sus hijos contra la compañera sentimental del ex presidente, Cecilia Matos, y sus hijas.

Estas últimas argumentan que Pérez no deseaba ser enterrado en su tierra natal mientras Chávez permaneciera en el poder.

Pero los hijos de Rodríguez niegan que esa fuera la voluntad de Pérez y que ante la ausencia de instrucciones escritas le corresponde a su viuda decidir sobre los restos, según las leyes de Florida.

Durante la audiencia del lunes el grueso de los argumentos fueron presentados por los abogados de la familia Matos, que plantearon que Pérez había presentado el divorcio a Blanca Rodríguez en 1997, pero que el caso quedó en el limbo más de 10 años debido a supuestas presiones de Chávez.

``Cecilia Matos era su esposa legal'', dijo la abogada Rebecca Fischer en sus argumentos iniciales. ``Durante los últimos 10 años él [Carlos Andrés Pérez] trató de conseguir el divorcio. Este hombre no podía divorciarse en el sistema legal corrupto de Venezuela [. . .]. Chávez lo bloqueó''.

Los abogados de Matos argumentaron que Chávez había introducido con el correr de los años varias solicitudes de extradición contra Pérez, quien temía regresar al país. Esto puede verse, por ejemplo, en la solicitud de asilo político que Pérez presentó en Estados Unidos, en que declaró que temía ser torturado y asesinado si regresaba a su país.

El abogado venezolano Segundo Velázquez, que fue llamado como testigo por los abogados de Matos, dijo que representó a Pérez en el proceso de divorcio contra Rodríguez y que nunca logró obtener una sentencia pese a que normalmente este tipo trámite dura dos años en el peor de los casos.

Añadió que en el caso de Pérez extraños manejos jugaron desde el principio en su contra, como la asignación de su caso a tribunales sin jurisdicción sobre divorcios, así que las peticiones quedaban engavetadas sin recibir respuesta.

En una ocasión tres juezas que fallaron a favor de la petición de Pérez fueron destituidas, afirmó Velázquez.

``Las órdenes de destitución provinieron de una instancia superior'', destacó.

Un sobrino de Pérez narró que éste le dijo en más de una ocasión que temía que sus restos fueran trasladados a Venezuela bajo el gobierno de Chávez.

``Mi tío manifestó más de 10 veces que deseaba permanecer enterrado fuera del país hasta tanto el gobierno de Chávez fuera depuesto del poder y el pueblo venezolano restableciera la democracia'', dijo Martín Pérez Bruzual, hijo del hermano menor de Pérez.

Según Pérez Bruzual, su tío temía que su cuerpo fuera profanado si regresaba a Venezuela bajo Chávez, debido a la profunda enemistad entre ambos.

Parte de la audiencia se centró en la propuesta del propio juez del caso, Arthur Rothenberg, de colocar los restos de Pérez en una cripta para darle un trato digno mientras se resuelve el caso, que podría extenderse hasta marzo o abril.

No obstante, los abogados que representan a Rodríguez insistieron en que el cuerpo se mantenga refrigerado, ya que desean tener un sepelio con urna abierta en Venezuela y argumentan también que hay precedentes legales que indican que su petición legal quedaría sin efecto una vez que el cuerpo reciba sepultura.

El juez señaló que se pronunciará más tarde esta semana sobre la posibilidad de colocar el cuerpo en una cripta.

Juan Antúnez, uno de los abogados de Rodríguez, dijo que las leyes de la Florida le otorgan precedente a los deseos del difunto pero, en caso de que no haya evidencia escrita de sus deseos, le otorga prioridad a los deseos de su viuda.

Antúnez añadió que en la ley existe espacio para situaciones especiales, en las cuales se siguen los deseos de otras partes, pero que le corresponde a los abogados de Matos demostrar por qué no se debe respetar el precedente y contradecir los deseos de Rodríguez.

Y la ley en ningún caso otorga atribuciones a las novias de los difuntos, dijeron los abogados de Rodríguez, quienes presentaron una moción para remover a Matos como contraparte en el litigio.

Esa moción, sin embargo, fue desestimada por el juez.


No comments:

Post a Comment