Monday, January 31, 2011

EGIPTO: SITUACION CAOTICA

egiptoprotasta-cairo

Hosni Mubarak llama al diálogo con la oposición

Redacción El Nuevo Herald

El presidente egipcio Hosni Mubarak encargó a su nuevo primer ministro Ahmad Chafic que promueva la democracia mediante el diálogo con la oposición y devuelva la confianza en la economía del país, en un discurso televisado este domingo.

Tras seis días de violencias que se han cobrado al menos 125 muertos y miles de heridos desde el martes pasado, Mubarak indicó también que la prioridad del nuevo primer ministro es atajar el paro y generar empleo.

"Ante todo, pongo el acento en la importancia de implementar completa y urgentemente nuevas medidas, duraderas, para realizar más reformas políticas, constitucionales y legislativas mediante el diálogo con todas las partes'', declaró en una intervención retransmitida por los medios oficiales.

Mubarak dijo también al primer ministro designado, según la declaración leída por televisión, que el nuevo gobierno debe "devolver la confianza en nuestra economía'' y "lucha de manera decisiva contra todas las formas de corrupción''.

Más temprano, Mohamed ElBaradei, designado por la oposición para negociar con el régimen del presidente Hosni Mubarak, declaro que Egipto se encontraba "en el inicio de una nueva era''.

Miles de personas volvieron a salir a las calles de El Cairo, por sexto día consecutivo, pidiendo la renuncia de Mubarak, así como del vicepresidente Omar Suleimán y del primer ministro Ahmed Shafiq, dos militares nombrados la víspera por el mandatario con la expectativa de contener la ola de descontento que ya dejó al menos 125 muertos.

Laicos, islamistas, jóvenes y ancianos se codeaban en estas protestas sin precedentes desde la llegada de Mubarak al poder en 1981.

La unión en la calle se tradujo al plano político, con la designación de ElBaradei como encargado para "negociar'' con el régimen en nombre de una Coalición Nacional por el Cambio, que nuclea a varias formaciones opositoras, entre ellas a los Hermanos Musulmanes.

El ex director general de la agencia nuclear de la ONU (OIEA) y Premio Nobel de la Paz se presentó por la noche en la plaza Tahrir, epicentro del la rebelión, repleta de manifestantes pese al toque de queda que en principio rige desde las 16H00 locales (14H00 GMT) hasta las 08H00 de la mañana.

Fue recibido al grito de ‘‘El pueblo quiere la caída del presidente'' y "Sacrificaremos nuestra alma y nuestra sangre por la patria''.

ElBaradei trató de calmar los ardores: "Os pido que tengáis paciencia, el cambio llega'', les dijo, aunque aseguró que ‘‘Egipto está en el inicio de una nueva era''.

EEUU, que considera a Mubarak como uno de sus principales aliados en la región, le pidió al mandatario, de 82 años, ir más lejos con los cambios y empezar a pensar la ‘‘transición'', después de tres décadas en el poder.

"Deseamos ver una transición ordenada. Demandamos insistentemente al gobierno de Mubarak, que está aún en el poder (...), que haga lo que sea necesario para facilitar este tipo de transición ordenada'', dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La comunidad internacional sigue con ansiedad los acontecimientos en Egipto, el más poblado de los países árabes (80 millones de habitantes), que desempeña un papel fundamental en el diálogo entre israelíes y palestinos.

El presidente del Parlamento, Fathi Sorur, prometió que los resultados de las legislativas del año pasado, denunciadas como fraudulentas por la oposición, serán "corregidos'' en función de próximos fallos judiciales. En esos comicios, el Partido Nacional Demócrata de Mubarak obtuvo más de 80 por ciento de los escaños.

El país está paralizado, con los bancos y la bolsa cerrados (el domingo es día hábil en Egipto), gran cantidad de gasolineras con las reservas agotadas y muchos cajeros automáticos vacíos.

La situación interna cobró en los últimos días visos de caos, con saqueos y la fuga durante la madrugada del domingo de miles de presos, muchos de ellos dirigentes islamistas, de numerosas cárceles que se quedaron sin guardianes o que fueron tomadas por detenidos amotinados.

Decenas de cuerpos yacían en la calzada junto a una cárcel a 100 km al norte de El Cairo, comprobó la AFP.

El ejército anunció el domingo que había capturado a unos 3,000 prófugos y saqueadores.

Los habitantes organizaron comités de defensa que durante la noche patrullan con fusiles o barras de hierro la ciudad de 20 millones de habitantes, donde no parece quedar ningún policía, aunque en las últimas horas se notaba una mayor presencia de los militares.

Varias agencias de viaje suspendieron el envío de grupos de turistas. Y muchos países --entre ellos Arabia Saudita, India y Turquía-- enviaron aviones para repatriar a sus ciudadanos.

La embajada de Estados Unidos anunció que iniciaría la repatriación de los suyos el lunes.

En el aeropuerto de El Cairo, una multitud de extranjeros y de egipcios se agolpaba para tratar de obtener un vuelo de salida.

Las autoridades egipcias prohibieron el domingo todas las actividades de la televisión qatarí Al Jazeera, que estaba cubriendo ampliamente las protestas.

Por su parte, Al Jazeera afirmó que la decisión de las autoridades egipcias de prohibir la cadena por satélite qatarí por la cobertura de las manifestaciones procura "acallar al pueblo egipcio''.

"Al Jazeera denuncia firmemente el cierre de su oficina en El Cairo, del que fue informada por las autoridades egipcias esta mañana'', afirma un comunicado de la cadena de información.

El canal estima que esta decisión tiene por objetivo "censurar y acallar las voces del pueblo egipcio''.



No comments:

Post a Comment