Saturday, January 29, 2011

IRAN EJECUTA A UNA MUJER

Tal Cual

Holanda "congeló sus contactos" con Irán luego de haber obtenido la confirmación de la ejecución el sábado en Teherán de Sahra Bahrami, irano-holandesa acusada por Irán de tráfico de droga, anunció a la AFP un vocero del ministerio holandés de Relaciones Exteriores.

"Holanda decidió congelar todos los contactos con Irán", declaró Bengt van Loosdrecht, luego de que el embajador de Irán en Holanda fuera convocado por el ministro holandés de Relaciones Exteriores Uri Rosenthal.

"Esto incluye todos los contactos oficiales entre diplomáticos y funcionarios" holandeses, precisó el portavoz.

Indicó que "el embajador de Irán confirmó la noticia de la ejecución de Bahrami" y subrayó que "el ministro se mostró muy conmocionado por la noticia". "Calificó esto como un acto cometido por un régimen bárbaro", agregó.

La televisión iraní informó que según el comunicado del fiscal de Teherán, Bahrami, de 46 años, fue condenada a muerte por el tribunal revolucionario "por posesión de 450 gramos de cocaína y por su participación en la venta de 150 gramos de cocaína".

Detenida en diciembre de 2009 en Teherán cuando participaba en una manifestación antigubernamental, Sahra Bahrami también estaba procesada por pertenencia a un grupo armado opuesto al Gobierno, crimen por el que podía ser condenada a muerte, según su hija. El 5 de enero, Holanda pidió "aclaraciones" a Irán y manifestó su "preocupación" por el caso de Bahrami, que poseía doble nacionalidad.

PROPIO DE UN RÉGIMEN SALVAJE
Una mujer de dobla nacionalidad iraní-holandesa fue ejecutada hoy en Irán tras ser condenada por supuesto tráfico de drogas, informaron hoy las autoridades judiciales en una declaración en Tehéran difundida por la agencia de noticias ISNA.

Sahra Bahrami, de 46 años, había emigrado de Irán, pero en 2009 viajó a Teherán, donde participó en manifestaciones en protesta contra el régimen del presidente Mahmud Ahmadineyad y su reelección en los comicios de junio.

En diciembre fue arrestada y acusada de pertenecer a los Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI), considerada por Teherán una organización terrorista responsable de matar a varios funcionarios iraníes en los últimos 30 años. Otros dos miembros del grupo fueron ejecutados a comienzos de semana en Teherán por su implicación en las protestas de 2009.

Bahrami fue condenada a muerte, acusada después de haber introducido en varias ocasiones cocaína al país desde Holanda. Irán no reconocía su nacionalidad holandesa, por lo que le negó el apoyo consular.

El Ministerio de Exteriores en La Haya no pudo confirmar por el momento la ejecución de la pena de muerte y no se pronunció al respecto. El jueves había comunicado que Holanda había contratado a dos abogados iraníes para defender a Bahrami.

1 comment:

  1. Parece imposible que todavía haya paises que tengan vigente la pena de muerte.

    ReplyDelete