Saturday, December 18, 2010

BOLIVIA, ACOSO A OPOSITORES

evo_morales
Acusan por terrorismo a opositores en Bolivia
Por CARLOS VALDEZ
La fiscalía de Bolivia presentó cargos por terrorismo y alzamiento armado en contra de 39 personas que hace casi dos años supuestamente planeaban matar al presidente Evo Morales.

Entre los acusados figura el general del ejército Gary Prado, que en 1967 capturó al guerrillero Ernesto Che Guevara.

El fiscal Marcelo Soza presentó el viernes las imputaciones tras concluir la investigación y anunció la apertura de una nueva fase de pesquisas.

Prado, contra quien pesa una acusación de complicidad con terrorismo, guarda detención en su domicilio de la ciudad oriental de Santa Cruz. También fueron imputados por el mismo delito el ex comandante de las fuerzas armadas, general Lucio Añez; el hermano del ex gobernador de Santa Cruz Pablo Costas; el ex ministro del Interior Guido Nayar; y el líder cívico de esa región Branko Marinkovic. Los últimos tres están prófugos.

En abril de 2009 la policía allanó un hotel en Santa Cruz y mató a tres personas que integraban una banda internacional que, según la acusación del fiscal, planeaba asesinar al presidente Evo Morales y separar a esa región para declararla en estado independiente.

Uno de los muertos fue Eduardo Rosza, un boliviano-húngaro, veterano de la guerra en Croacia y jefe de la banda. Según la fiscalía fue contratado por radicales autonomistas opositores a Morales para organizar una milicia en Santa Cruz.

Los otros fallecidos eran el rumano-húngaro Arpád Magyarosi y el irlandés Michael Martin Dwyer. También fueron detenidos Mario Tadic (boliviano-croata) y Elod Toasó (húngaro), actualmente presos en un penal de La Paz.

De los 39 acusados 13 están detenidos a la espera de un juicio y los otros fugaron.

El caso surgió en momentos en que cuatro regiones lideradas por gobernadores opositores ejecutaron en 2008 duras protestas contra el gobierno, que Morales calificó como parte de un plan de la derecha para derrocarlo.

La investigación tomó un giro político en medio de una fuerte confrontación entre el gobierno y la oposición. Inicialmente la acusación era por un supuesto plan para asesinar a Morales. Después el gobierno acusó de terrorismo separatista a prominentes líderes de Santa Cruz. Estos negaron vinculaciones con la banda de Rosza y acusaron al gobierno de montar la trama para perseguir a la oposición.

En teleconferencia desde Estados Unidos, el ex líder derechista y empresario Branko Marinkovic, rechazó el viernes los cargos, dijo que se trata de "acusaciones políticas" y aseguró que huyó ante la falta de garantías para un debido proceso.

Marinkovic era líder de la oposición conservadora más recalcitrante a Morales.

También Prado negó los cargos cuando declaró ante Soza en mayo. "Me parece hasta risible que un general con toda la trayectoria que he tenido se vaya a poner a órdenes de un mercenario", declaró entonces el general quien se moviliza en silla de ruedas debido a un accidente cuando aún era activo.

El sábado el vicepresidente Alvaro García dijo que el caso "es el acto más grave de conspiración contra la unidad de la patria".

No comments:

Post a Comment