Friday, October 29, 2010

LA LEY DE LA SELVA

selva
Angélica Mora

Texas

Apuntes de una Periodista

Sólo desperanza me llega de la cautiva Venezuela. Los mensajes y noticias están plagados de quejas y temores ante el hampa desatada, que como un cáncer incontenible, arrasa con vidas y los pocos bienes que les van quedando a los venezolanos.

Ante un mal endémico hay que buscar soluciones, pero en estos momentos no se ve ninguna a mano.
La violencia es tan grande que hay pánico generalizado dentro y fuera de los hogares.
Los delincuentes atacan en cualquier lugar a todos, pero últimamente han preferido secuestrar y golpear a representantes de las viejas instituciones del país, como lo son Fedecámaras y la familia de Eduardo Fernández, directivo del partido Copei.

También han sido alcanzados los diplomáticos acreditados en Venezuela en la persona del agregado militar de la embajada de Bolivia, coronel Nicolás Lazarte-Jove, quien fue secuestrado hace unas semanas en la sede diplomática en Caracas.
El coronel fue interceptado cuando salía del garaje y después de quitarle el dinero que tenía fue llevado a su casa, donde robaron más efectivo y joyas. Luego de tres angustiosas horas, fue liberado.

Se cree que hubo complicidad en este secuestro, pues como dice una fuente "un delincuente se puede meter en una casa, pero debe pensarlo dos veces antes de entrar a una embajada" y no es la primera vez que se produce un robo en esa sede diplomática.
Es hasta risible saber que los guardias se quejaban porque pasaban el día en el jardín bajo el sol. Por eso se les compró una mesa con un techo y la instalaron en el jardín.
Aunque hay un muro, una noche entraron los delincuentes y se llevaron la mesa con su sombrilla, las sillas y hasta unas barajas con que se entretenían los custodios.

Hoy la población venezolana está aterrada y culpa al gobierno.
Una encuesta hecha por un diario de Caracas que pregunta ¿Cómo interpreta esta cadena de hechos violentos que involucran a directivos de Fedecámaras y a la familia de Eduardo Fernández? ofrece los siguientes resultados:

Como una confirmación de que la delincuencia no discrimina la condición social de sus víctimas. (1%)
Como una extraña coincidencia donde el hampa comienza operar en forma selectiva. (29%)
Una consecuencia del discurso de odio social y la impunidad de los grupos armados oficialistas (68%)

Esa mayoría indica que las actuales instituciones del estado son mayormente las culpables de lo que sucede, al imponer el odio y la violencia como armas de ataque.
El hampa se siente libre a proceder con toda impunidad, sabiendo que cumple los deseos del Presidente Hugo Chávez, quien amparado por el miedo de sus ciudadanos, piensa así seguir gobernando.

Fidel Castro, quien "escribió" -o le redactaron- una reflexión titulada justamente "La Ley de la Selva" el 11 de Octubre del 2008 para atacar a Estados Unidos, debería ahora entregar a la opinión pública mundial otra columna con el mismo título, dedicada al terror que domina a los venezolanos castigados por la delincuencia, bajo el gobierno de su discípulo Hugo Chávez.

No comments:

Post a Comment