Thursday, October 21, 2010

DEDICA EL PREMIO A ORLANDO ZAPATA TAMAYO

132010463031
El Parlamento Europeo Otorga el Premio Sajarov para la Libertad de Conciencia al Opositor Cubano Guillermo Fariñas
Jueves, 21 de Octubre de 2010
El País - España
El activista, que estuvo más de cuatro meses en huelga de hambre, dedica el galardón al fallecido Orlando Zapata y a todos los "mártires" de Cuba. El disidente cubano Guillermo Fariñas, que se protagonizó una huelga de hambre de más de cuatro meses contra el régimen de los hermanos Castro, ha sido designado hoy ganador del Premio Sájarov a la libertad de conciencia que concede cada año el Parlamento Europeo, según han informado fuentes parlamentarias. La candidatura de Fariñas, impulsada por las fuerzas conservadoras de la Eurocámara, se ha impuesto a los otros dos finalistas: la ONG israelí Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio) y la política etíope Birtukan Mideksa. Tras conocer que le había sido otorgado el galardón, el activista se lo ha dedicado al fallecido Orlando Zapata y a todos los "mártires" de Cuba. Zapata murió el pasado febrero tras permanecer 86 días en huelga de hambre en la prisión en la que estaba encarcelado. "Este premio no lo ganó Fariñas sino el pueblo cubano", ha subrayado el disidente en conversación telefónica con Efe desde su domicilio en la ciudad de Santa Clara.

El periodista y psicólogo cubano es el tercer opositor al régimen castrista reconocido por el Parlamento Europeo con el Sajarov, después de los galardones concedidos a Oswaldo Payá (2002) y Las Damas de Blanco (2005).

"Creo que Guillermo Fariñas era un candidato ideal porque responde a las exigencias que comporta el Premio Sájarov: Defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales, libertad de expresión y lucha por la democracia, con gran sacrificio personal. Creo que difícilmente podríamos encontrar un candidato más adecuado al espíritu y a la letra de lo que representa la figura de Andrei Sajarov", ha declarado el eurodiputado del PP José Ignacio Salafranca, que propuso la candidatura de Fariñas, tras conocer la decisión.

En opinión del europarlamentario, la concesión del premio supone "una muestra de apoyo muy fuerte a la lucha de la disidencia cubana en un momento muy difícil" y "una inyección de moral para todas las personas que han luchado en Cuba por su libertad y su dignidad".

Esta es la tercera ocasión en sus veintidós ediciones que el Parlamento Europeo premia a un miembro de la disidencia cubana, después de los galardones a Oswaldo Payá Sardiñas en 2002 y a las "Damas de Blanco" en 2005. El primero si pudo venir a recoger el galardón a Estrasburgo, algo que no se repitió con las "Damas de Blanco" ya que ninguna de sus representantes recibió autorización del régimen cubano para salir del país.

Además de en estas tres ocasiones, el Parlamento Europeo ha condenado la situación en Cuba en cuatro resoluciones aprobadas en los últimos 6 años, la última el pasado febrero a raíz de la muerte de Orlando Zapata y en varias de ellas se ha pronunciado en contra de modificar la política común europea hacia el régimen cubano vigente desde 1996.

Apodado Coco, Fariñas, de 48 años, se ha convertido en los últimos años en uno de los símbolos de la oposición cubana al régimen de los hermanos Fidel y Raúl Castro, tras más de una veintena de huelgas de hambre en protesta por la falta de libertades en la isla y tras pasar más de 11 años en la cárcel. El último de esos ayunos voluntarios lo mantuvo entre febrero y julio de este año en homenaje a su compañero disidente Orlando Zapata Tamayo, fallecido cuando llevaba a cabo una larga huelga de hambre. Pese a que los 135 días de ayuno de Fariñas estuvieron a punto de costarle la vida, solo dejó la huelga cuando el Gobierno de Raúl Castro anunció la liberación de 52 presos políticos gracias a la mediación de la Iglesia Católica.

Fariñas llegó a ser hospitalizado, inconsciente y deshidratado, como consecuencia de su protesta, protagonizando imágenes que provocaron un fuerte impacto mediático.

La concesión del Sájarov al opositor cubano supone un claro gesto del Parlamento Europeo a pocos días de que los ministros de Exteriores de los Veintisiete se reúnan para analizar las relaciones entre la UE y Cuba. El centroderecha de la Eurocámara, especialmente el Partido Popular Europeo (PPE), se opone frontalmente a modificar la llamada "posición común", que condiciona la relación a avances en materia de derechos humanos por parte del régimen de los Castro.

En los últimos meses, el Gobierno español y más en concreto el hasta ahora ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, ha encabezado los intentos por tratar de superar esa postura y entablar un diálogo bilateral con La Habana. La "posición común" fue aprobada en 1996 a iniciativa del Ejecutivo conservador español presidido por José María Aznar.

El premio Sajarov honra la memoria del disidente soviético Andréi Sájarov y se otorga anualmente a personalidades o colectivos que destaquen por su compromiso con los derechos humanos, la protección de las minorías, la cooperación internacional o el desarrollo de la democracia y el Estado de Derecho.

Entre los ganadores en anteriores ediciones figuran el surafricano Nelson Mandela (1988), las Madres de la Plaza de Mayo (1992), el colectivo español contra el terrorismo de ETA ¡Basta Ya! (2000) y el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan (2003). También le ha sido concedido al ex responsable de la Política Exterior Europea y ex secretario general de la OTAN Javier Solana.

La ceremonia solemne de entrega del premio tendrá lugar en diciembre durante la sesión plenaria que el Parlamento Europeo celebrará en Estrasburgo (Francia).

EL ROSTRO DE UNA HUELGA DE HAMBRE

farinas.embedded.prod_affiliate.84
EFE
Guillermo "Coco" Fariñas, galardonado hoy con el premio Sajarov del Parlamento Europeo, es un disidente cubano de larga trayectoria con una veintena de huelgas de hambre a sus espaldas: la última, de más de cuatro meses para exigir al gobierno de Raúl Castro la libertad de los presos políticos.

El Parlamento Europeo concedió hoy a Fariñas el premio Sájarov a defensores de derechos humanos, el tercero que la "eurocámara" otorga a opositores cubanos en menos de diez años (el primero fue a Oswaldo Payá en 2002 y el siguiente a las Damas de Blanco en 2005).

La imagen de "Coco" Fariñas, psicólogo y periodista independiente de 48 años, dio este año la vuelta al mundo por la huelga de hambre que inició el 24 de febrero, al día siguiente de la muerte del opositor preso Orlando Zapata Tamayo, quien falleció en la cárcel tras un ayuno de 85 días para reclamar ser tratado como un preso de conciencia.

El "caso Zapata" desató una ola de condenas internacionales contra Cuba y las protestas de la disidencia interna, mientras el Gobierno de Raúl Castro denunciaba una "feroz" campaña mediática contra la isla.

Tras varios desmayos y una recaída en su salud, Fariñas fue ingresado en una sala de terapia intensiva del Hospital Provincial de Santa Clara donde pasó la mayor parte de su huelga y donde recibía sueros y alimentación por vía parenteral.

En ese proceso, el disidente tuvo varias complicaciones en su salud, la más grave una trombosis yugular que hizo temer por su vida.

La protesta de Fariñas no sólo tuvo repercusión internacional: también los medios de la isla (todos oficiales) se hicieron eco de su caso en un par de ocasiones, la primera para acusarlo de ser un delincuente común violento y un agente de Estados Unidos.

En otro momento, casi al final de la huelga y cuando su salud estaba seriamente amenazada, el diario Granma (portavoz del gobernante y único Partido Comunista) advertía del potencial peligro de muerte del disidente en una entrevista donde se explicaba con todo detalle el tratamiento médico que Fariñas estaba recibiendo para preservar su vida.

El 8 de julio, Fariñas abandonó la huelga después de que el Gobierno cubano anunciara su compromiso de liberar a 52 disidentes del Grupo de los 75, condenados en 2003, fruto de un inédito diálogo abierto con la jerarquía de la Iglesia católica de la isla.

Aunque ésta ha sido una de sus huelgas de hambre más sonadas, Guillermo Fariñas es un veterano en este tipo de protestas: desde 1995 ha puesto a prueba su resistencia física con diferentes ayunos contra decisiones o políticas del Gobierno cubano.

Nacido en Santa Clara (Cuba) el 3 de enero de 1963, familiarmente se le conoce por "Coco", apodo que le puso su abuelo por el color de su piel más claro que el del resto de la familia.

Es hijo de un revolucionario que luchó contra la dictadura de Fulgencio Batista y que formó parte de la expedición del "Che" a Zaire, en 1965, y de Alicia Hernández, una enfermera ya jubilada.

Estudió en la escuela militar preuniversitaria "Camilo Cienfuegos" de su ciudad natal y en 1981 fue enviado a la guerra de Angola como integrante de las tropas especiales cubanas. Allí fue herido en combate y dos veces condecorado, según relata Fariñas en una autobiografía que entregó este año a la prensa.

De regreso a Cuba, estudió Psicología en la Universidad Central de Las Villas, donde ya manifestó su desacuerdo con aspectos de la línea política oficial.

Tras su graduación trabajó como psicólogo en un policlínico de la localidad de Camajuaní. Siendo allí secretario general de la Juventud Comunista fue expulsado de la organización por disentir de la dura condena a pena de muerte impuesta en julio de 1989 al general Arnaldo Ochoa.

En 1996, cuando trabajaba en el hospital infantil Pedro Borrás de La Habana, se enfrentó a la directora del centro, a quien denunció por la sustracción de materiales destinados a la rehabilitación de la institución sanitaria.

Por ese incidente, Fariñas fue detenido y encarcelado durante nueve meses en un penal habanero donde se manifestó como preso "plantado" (llamados así porque se niegan a vestir el uniforme de reo común al considerarse prisioneros de conciencia) y dio comienzo a la primera de sus más de 20 huelgas de hambre.

De regreso a Santa Clara dirigió el Foro de Estudios Sociales Martha Abreu, y la Biblioteca Independiente Roberto Ávalos, presidió el Colegio de Pedagogos en Villa Clara, coordinó el opositor Partido Liberal Democrático de Cuba y asesoró al disidente Movimiento Democrático Cristiano de Cuba.

En octubre de 2002 fue encarcelado y condenado a seis años y diez meses de prisión por los delitos de desorden público y atentado, pero fue puesto en libertad con una licencia extra-penal por razones de salud en diciembre de 2003.

A partir de entonces se incorporó a la prensa independiente. En septiembre de 2005 fue agredido en público por partidarios del Gobierno, y el 31 de enero de 2006 inició una larga huelga de hambre de siete meses, la vigésima en su cuenta particular, en demanda de un acceso libre a Internet para los cubanos.

En esa ocasión, también estuvo recluido en el hospital provincial de Santa Clara, donde recibió sueros por vía intravenosa y fue intervenido por un neumotórax.

Esa huelga tuvo también gran repercusión internacional y le valió varios reconocimientos como el Premio de Derechos Humanos de Weimar (Alemania) de 2006, aunque las autoridades de la isla no le otorgaron el permiso para viajar a recibirlo.

No comments:

Post a Comment