Friday, September 24, 2010

PABLITO

PABLORODRIGUEZCARVAJAL

(9-24-10-5:15PM)

Por José Alberto Álvarez Bravo

Ni siquiera le pregunté a Teresita de qué mano amiga venía la salvadora ayuda. Solo podía venir de quien ama a su patria con todas las fibras de su corazón, y lo expresa apoyando a quienes en Cuba resisten a pie firme el despotismo de malos cubanos. Ese sello distintivo identifica un nombre: Pablo Rodríguez Carvajal

Pablito, me gusta decirle, para sentirlo más cerca, mas familiar, para derrotar la curvatura del globo en el que, absurdamente, los ¿homo sapiens? nos atacamos los unos a los otros; para derrotar las toneladas de agua salada que han engullido a miles de buscadores de libertad en playas ajenas; para derrotar la obsesiva determinación de la nueva clase de mantenernos separados artificialmente.

El valor de su gesto se centuplica a partir de nuestra renuencia a pedir cualquier tipo de ayuda material, salvo cuando se trate de algún hermano impedido de trabajar por la causa por falta de algún recurso esencial, como es el caso de Eriberto Liranza, un joven laborioso y dedicado que necesita con urgencia una laptop para poder prestar su valioso concurso a la faena libertaria. Efectivo y serio es el resultado de los esfuerzos de Eriberto en denunciar las felonías de la elite y sus secuaces, y de su ingente trabajo junto a otros jóvenes de la talla y el prestigio de Néstor Rodríguez Lobaina, por citar un nombre.

Es triste conocer las múltiples limitaciones materiales de verdaderos patriotas, mientras se escuchan rumores sobre dilapidaciones y malos manejos de recursos ajenos por parte de quienes han hecho, de los anhelos libertarios de un pueblo, una fuente de abundantes provisiones, prostituyendo y envileciendo el callado sacrificio de decenas de miles de honestos compatriotas.

No comments:

Post a Comment