Saturday, September 25, 2010

CAPITALISMO DE ESTADO EN CUBA

TIRA-583-WEB
¿Movidas Tácticas o Agenda Definitiva?
Sábado, 25 de Septiembre de 2010

Agencias - Europa Press

La apertura a la iniciativa privada en Cuba es imparable, pero se administrará con cuentagotas. Todo lentamente, con numerosos controles y sin casi recursos para garantizar el auge del autoempleo. Es la sensación que se desprende de los nuevos reglamentos sobre el trabajo por cuenta propia, de los que ayer informó el diario Granma. Los oficios aprobados son 178, aunque en realidad sólo hay siete nuevos, algunos tan peculiares como "cuidador de baños públicos y de parques". Del total, 29 actividades ya eran legales pero desde hace años los gobiernos locales no daban licencias para ejercerlos. Era el caso de los "fabricantes-vendedores de coronas y flores" y los masajistas. Ahora volverán a darles permisos.

"La medida de flexibilizar el trabajo por cuenta propia es una de las decisiones que el país toma en el rediseño de su política económica, para incrementar niveles de productividad y eficiencia", señaló ayer un reportaje del diario oficial Granma. Además, será una alternativa para quienes "queden disponibles luego del proceso de reducción de plantillas infladas que deberá asumir el país", agregó el rotativo, aludiendo al medio millón de empleos que las autoridades anunciaron que deberán recortarse a lo largo de este año y durante el primer trimestre del venidero.

La "reforma" es mezquina en muchos aspectos. Si los dueños de restaurantes privados sólo podían tener 12 sillas, ahora les dejarán atender a 20 comensales a la vez y vender carne o mariscos, algo que la mayoría siempre se saltó a la torera. En muchos casos, la ley simplemente legaliza cosas que los cubanos ya hacían sin autorización del Estado -pero ahora deberán pagar impuestos-. El de los suministros es otro problema clave, pues de ello depende el desarrollo masivo del autoempleo. El propio ministro de Economía, Marino Murillo, admite en Granma que el Estado no tiene recursos para garantizar el abastecimiento de productos y materias primas a los "cuentapropistas" a precios mayoristas. De momento, tampoco se prevé que los particulares puedan importar directamente.

Hay novedades interesantes, que sí suponen cambios. La gente podrá alquilar sus casas sin restricciones, también arrendarlas como locales comerciales. Igual podrán hacer quienes residen legalmente en el extranjero con sus viviendas y vehículos, toda una novedad. En 83 profesiones se autoriza la contratación de mano de obra asalariada, y se contempla que los "cuentapropistas" puedan vender sus servicios o productos al Estado. Otra cosa que "se analiza" es la posibilidad de solicitar créditos al banco para comenzar negocios, pero de nuevo aquí el problema es la escasez de recursos del Estado.

Del establecimiento de pymes (pequeñas y medianas empresas) y cooperativas, todavía nada. Se deja para un segundo momento y se aclara que el incipiente desarrollo de la iniciativa privada se hará "bajo el ojo atento del Estado. Las limitaciones y regulaciones son muchas, y la gran incógnita es cómo el Estado logrará que el trabajo por cuenta propia se desarrolle masivamente y se convierta en una alternativa real para al medio millón de empleados estatales que en 2011 se quedarán en la calle.

"Es obvio que el Estado cubano es demasiado grande y tiene un exceso de personas que no puede sostener. Este proceso es positivo. Mi preocupación es cómo va a funcionar", expresó Uva de Aragon, experta de la Universidad Internacional de la Florida. "Los cubanos no tienen capital ni crédito ni grandes experiencias de gestión y el gobierno está hablando de impuestos, para lo cual no hay una cultura", agregó la académica.
Sobre el futuro, hay dos tesis básicas: los escépticos dicen que nada esencial va a cambiar, como siempre; los más optimistas creen que lo importante es que la reforma ha echado a andar y que la vida ya se encargará de corregir los titubeos y tumbar los diques.El Gobierno de Raúl Castro permitirá el desarrollo de empresas privadas con contratación de personal en un total de 178 áreas, para quienes resulten afectados por la masiva reducción de empleos en el sector público, así como el alquiler de sus viviendas para los cubanos que vivan fuera de la isla. Todos estos cambios entrarán en vigor a partir del próximo mes de octubre, cuando los cubanos podrán obtener una de las 250.000 licencias que el régimen otorgará para abrir pequeños restaurantes, ofrecer servicios de transporte, trabajar como payasos, masajistas, jardineros y hasta cuidadores de baños públicos. El llamado trabajo por cuenta propia será una "alternativa más de empleo para los trabajadores que queden disponibles luego del proceso de reducción de plantillas infladas" que eliminará unos 500.000 puestos de trabajo en los próximos meses, informó este viernes el diario oficial 'Granma'.

Esta medida ayudará a que "el Estado se sacuda una buena parte de la carga de subsidios excesivos, mientras deja en manos no estatales ofertas que durante años asumió a pesar de la difícil coyuntura económica", señala el rotativo del Partido Comunista de Cuba.

SEGUNDA PARTE


La viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, Admi Valhuerdi Cepero, explicó que podrá realizarse el trabajo por cuenta propia en 178 actividades, de las cuales 83 podrán contratar fuerza de trabajo sin necesidad de que sean familiares del propietario, quedando eliminado el requisito de que solo se podían emplear a jubilados o personas con alguna consanguinidad.

"Se concederán nuevas autorizaciones en 29 actividades que, si bien se ejercen en la actualidad, no se otorgaban nuevas autorizaciones desde hacía varios años", explicó Valhuerdi.

De este nuevo esquema de trabajo quedan excluidos los maestros que estén activos, trabajadores agropecuarios eventuales, vendedores de producciones agrícolas en puntos de venta o quioscos en carreteras y autopistas y los gestores de viajeros, referido a las personas que tramitan pasajeros de los taxis particulares en las terminales.

En los restaurantes ahora podrán haber hasta 20 meses, ocho más que antes, y además se les permitirá vender alimentos elaborados a base de patatas, mariscos y carne de vacuno, productos que son de gran demanda pero difíciles de conseguir.

El Gobierno estudia además algunas reformas en el plan de economía del próximo año referente al abastecimiento de materias primas, debido a que con la apertura de estas pequeñas empresas surgirán demandas nuevas, en especial, en el tema de las ferreterías.

"Lo óptimo es un mercado mayorista con precios diferentes para ellos. Pero eso no lo vamos a poder hacer en los próximos años. Ahora tenemos que lograr un mercado donde ellos puedan comprar lo necesario aunque sin diferenciar los precios minoristas", explicó el ministro de Economía, Marino Murillo Jorge.

"Se trata, además, de brindar al trabajador una forma más de sentirse útil con su esfuerzo personal, y de alejarnos de aquellas concepciones que condenaron el trabajo por cuenta propia casi a la extinción y a estigmatizar a quienes decidieron sumarse a él, legalmente, en la década de los noventa", explica el texto.

ALQUILER DE VIVIENDAS

Uno de los aspectos más novedosos de esta reforma histórica del Gobierno comunista es que los cubanos que viven fuera del isla con el Permiso de Residencia en el Exterior (PRE) podrán alquilar sus viviendas, algo que hasta la fecha estaba prohibido. Esta ventaja también alcanza a aquellos que, viviendo en Cuba, salgan del país durante más de tres meses.

Los que viven fuera podrán designar a un representante para solicitar un permiso de arrendamiento. La aprobación será, en todos los casos, del director municipal de Vivienda, destaca 'Granma'.

Los cubanos también podrán alquilar sus inmuebles, habitaciones o espacios físicos para que los trabajadores por cuenta propia puedan desarrollar sus actividades. Las condiciones de este y los demás tipos de arrendamiento no han sido precisadas aún por el Gobierno de la isla.

Estos beneficios también alcanzarán a los transportistas que decidan afiliarse al trabajo por cuenta propia, los que tengan autorización para residir en el exterior o salgan del país por más de tres meses. Todos ellos podrán alquilar sus vehículos nombran a un representante, en caso de que estén fuera de la isla.

IMPUESTOS

Todos estos cambios vienen acompañados de una reforma del sistema tributario porque todos los trabajadores por cuenta propia estarán obligados a pagar impuestos sobre los ingresos personales, sobre las ventas, los servicios públicos, y por la utilización de fuerza de trabajo, además de contribuir a la Seguridad Social, un hecho inédito en los 52 años de régimen castrista.

La carga fiscal de los nuevos negocios aún no es clara. Un documento del Partido Comunista filtrado a los medios sugiere de un 10 al 40 por ciento de los ingresos brutos, una cantidad que los economistas consideran demasiado elevada, informó Reuters.

En el caso de la Seguridad Social, los cubanos deberán afiliarse a un "régimen especial" como requisito indispensable para ejercer como autónomos. Quedan excluidos aquellos que laboren en el sector estatal, se encuentren jubilados o pensionados.

Los contribuyentes a la Seguridad Social tendrán protección ante la vejez, la invalidez total, la maternidad y, en caso de muerte, a su familia, explica 'Granma'.

No comments:

Post a Comment