Saturday, September 25, 2010

AFIRMAN QUE DELATOR REVELO PARADERO DEL MONO JOJOY

jojoy.embedded.prod_affiliate.84
GERARDO REYES

Sábado 25 de septiembre del 2010
La ubicación de Luis Suárez, alias Mono Jojoy, el jefe militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abatido el miércoles, se logró gracias a una combinación de factores entre los cuales el más importante fue la información entregada por un guerrillero que será recompensado, según el ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera.

Versiones periodísticas de medios colombianos en el sentido de que las autoridades localizaron al guerrillero tras instalar un dispositivo de ubicación geográfica (GPS) en sus botas, no fueron respaldadas por el almirante Edgar Celis, comandante de las fuerzas militares que dirigió la operación.

"No tenemos información sobre esa versión'', dijo a El Nuevo Herald Celis a través de su vocera de prensa Carmen Peña.

Celis prefirió no hacer más comentarios sobre una versión revelada entre otras publicaciones por la revista Semana, la cual aseguró que "los militares lograron infiltrarse y le hicieron llegar [a Suárez] hasta su campamento unas botas con un GPS dentro de la suela, que comenzó a emitir señales de dónde se encontraba''.

De acuerdo con el portal en internet de la publicación, Suárez había encargado las botas especiales para evitar la formación de llagas a lo cual estaba muy expuesto debido a una diabetes aguda que lo aquejaba.

La solicitud del calzado habría sido interceptada por los servicios de inteligencia, según Semana, que se las ingeniaron para hacer llegar las botas al campamento y así seguir literalmente los pasos del experimentado guerrillero.

Lo que sí fue confirmado el viernes fue la identificación forense de Suárez.

El director del Instituto de Medicina Legal, Juan Llanos, informó que se logró establecer plenamente la identificación de cuatro de siete cuerpos que están siendo analizados, incluido el del líder guerrillero.

Nuevos detalles de la operación Sodoma, bautizada así dado que el objetivo era el ‘‘centro de corrupción de las FARC'', según explicó Peña, emergieron el viernes.

Aunque previamente existía una unidad especializada en la persecución del secretariado de las FARC, Sodoma se planeó y ejecutó en menos de cinco días contados a partir del sábado pasado, cuando se recibió la información de la ubicación de Suárez.

No se trató de una operación de tierra arrasada para desmantelar el campamento donde se encontraba el cabecilla militar protegido por un centenar de hombres de su primer círculo seguridad.

"Fue una operación prácticamente quirúrgica, los anillos de seguridad quedaron prácticamente intactos, nosotros íbamos por el terrorista'', indicó el ministro.

Una fuerza conjunta de 400 hombres y unas 40 aeronaves fue desplazada al lugar sobre el que se lanzaron siete toneladas de explosivos con poder de deflagración (combustión instantánea), fragmentación (que produce esquirlas) y onda explosiva, según explicó el general Julio Alberto González, comandante de la Fuerza Aérea de Colombia.

No está aún claro si Suárez murió como consecuencia del bombardeo o en el intercambio de disparos con tropas que rodearon sus círculos de seguridad.

Llanos, de Medicina Legal, anotó que algunos de los cadáveres examinados "presentan heridas por esquirlas y otros de proyectiles de alta velocidad''.

"Además, hay signos de arena en los cadáveres y síntomas de aplastamiento, como si les hubiera caído un muro encima'', puntualizó.

Los primeros bombardeos se hicieron alrededor de las 2 a.m. del miércoles. A esa hora, según información de inteligencia militar, Suárez acostumbraba a levantarse a leer documentos.

Los combatientes de las FARC y el ejército sostuvieron nueve combates.

Algunos de los hombres de las fuerzas especiales que habían descendido deslizándose por sogas desde helicópteros, llegaron al campamento en la madrugada.

Según el general Rey Navas, comandante de la aviación del ejército, el comando general sufrió momentos de angustia porque los primeros hombres que llegaron al campamento no encontraban el cadáver de Suárez.

"Pero siempre supimos que estaba ahí y confiábamos en Dios'', aseguró Navas a la emisora La W.

En el campamento de 300 metros de longitud, se encontraron armas, municiones, 20 computadoras portátiles, 68 dispositivos de memoria USB y medicinas para la diabetes.

Suárez, de 59 años, tenía en su muñeca un fino reloj que se detuvo a las cuatro de la madrugada.

En la página de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (ANNCOL), por la que regularmente las FARC han publicado sus comunicados, se desplegaron el viernes tres pronunciamientos contra lo que consideran "el brutal y cobarde asesinato'' de Suárez.

"La alimaña burguesa sedienta de sangre se equivoca si cree que con un asesinato o con diez mil podrá detener el avance imparable de los pueblos. Todos los días nacen nuevos Jorge Briceño'', afirma uno de los comunicados.

En Bogotá, las medidas de seguridad se reforzaron el viernes por temor a posibles ataques de la diezmada organización guerrillera.
----------------------------------------------------------------------------------------------

BUSQUE MAS NOTICIAS DEL DIA EN EL INDICE DE LA DERECHA

----------------------------------------------------------------------------------------------

No comments:

Post a Comment