Sunday, August 29, 2010

EL COMPAÑERO FIDEL, ESTÁ TRANQUILO Y OPTIMISTA

Cuba/ La cagástrofe

viejos-verdes

Cubamatinal/ Las predicciones apocalípticas del reaparecido (y de qué manera) Compañero Fidel sobre el futuro de la humanidad, me han hecho pasar este tórrido verano lleno de la ansiedad propia de saber que se acaba el mundo, Mañengo, pasado mañana. ¡Y uno con tantas cosas que se han quedado por hacer, fundamentalmente porque su muy posesiva revolución de más de 51 años no ha dejado tiempo ni espacio para más!

Por Luis Cino

La Habana, 28 de agosto /PD/ Temo la clarividencia del Máximo Líder, que escucha crecer bajo la tierra la hierba -no el marabú- que ordenará cortar dentro de un par de meses. ¿Se imaginan que casi cinco décadas antes de leer con retraso el libraco de Daniel Estulin, el nieto español de un sicario de la KGB, el Comandante haya previsto los riesgos terribles que significaban los Beatles, el festival de Woodstock, la contracultura hippie y MTV, diseñados por el Club Bilderberg, la CIA y el Gobierno Mundial (ay, Dan Brown, cómo no se te ocurrió esa trama) y nos haya purificado oportunamente en la hoguera donde ardieron todos los pecados concebidos del diversionismo ideológico?

Pero se acaba agosto y ahora el Comandante, no importa que arda media Rusia, se hunda Pakistán en la crecida de los ríos y un mega-témpano desprendido de Groenlandia flote a la deriva en el Atlántico, anuncia que es optimista “sobre bases racionales y sólidas”.

Sus motivos tendrá el Comandante. Confieso que lo envidio, porque no veo motivos para estar optimista. ¿Acaso ya el presidente Obama hizo acuse de recibo del mensaje para que no pierda la compostura con los avances nucleares de Ahmadinejad y los ayatollahs? ¿Ya está todo OK con los camaradas de Pyongyang?

Si todo era una tormenta pasajera que bastaba la advertencia del Comandante para que no se desencadenara el diluvio nuclear, ¿por qué nos pasmaron los cuartos de finales del Mundial de Fútbol (waka-waka) en la espera del estallido de la Tercera Guerra Mundial? Ah, todo por culpa de un dormilón del MINREX…

Ahora que el Compañero Fidel se recupera y parece que vuelve a ser el Uno que siempre fue, pensé que volvería a poner los pies en la tierra…cubana. Pero de eso nada, monada. El Jefe comparte con los trabajadores cubanos “los resultados que se van obteniendo” (?). Y para de contar.

Nada acerca del millón de trabajadores que sobran a la fuerza laboral del país y que tendrán que arreglárselas como puedan. Ni una palabra acerca de cómo van remendar, ya que no van a hacer otra cosa, el ripiado modelo socialista verde olivo. Por fin, ¿se acabaron los corruptos, se institucionalizó el país y se empezaron a hacer leyes justas que se puedan hacer cumplir? ¿En qué quedó finalmente aquello de cambiar todo lo que deba ser cambiado?

El Compañero Fidel no se inquieta, está tranquilo. Nosotros, sus súbditos, no. Infelices mortales a los que el país se nos cae encima a pedazos, tenemos demasiadas razones para la intranquilidad. Incluso si no se cumplen las apocalípticas profecías para la humanidad que hizo el Comandante en este verano de pesadilla.

No comments:

Post a Comment