Saturday, July 24, 2010

UNA MUSTIA RAMA DE OLIVO

3029806724_41733211b4

Angélica Mora

Nueva York


Apuntes de una Periodista

La Unión Europea se reunirá este lunes para analizar el caso de Cuba.
El jefe de la diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, ha pedido incluir este asunto en la agenda para dar cuenta a sus colegas de sus gestiones en su reciente viaje a La Habana. En el encuentro detallará "los avances" que -según él- se han hecho en la Isla en materia de derechos humanos.

Moratinos en su ceguera política ha visto gestos positivos del régimen cubano en dos decenas de excarcelamientos y los sopesa como motivos suficientes para revisar la denominada posición común de la UE hacia Cuba.
Esa posicióne desde 1996 supedita el diálogo a los avances en Derechos Humanos que haga el régimen de La Habana. En el Consejo de Ministros de la entidad el pasado mes de junio, Moratinos solicitó a sus colegas posponer la revisión de esta política hasta septiembre, para dar tiempo a que las gestiones de la Iglesia "dieran sus frutos".

Los frutos han sido unas pasmadas excarcelaciones, donde a los presos se les ha limitado encuentros con familiares y amigos antes de partir al destierro, acompañados de sólo seis familiares cada uno. Los demás han tenido que permanecer en la Isla.
De los presos que no han aceptado salir Cuba no se sabe cuál va a hacer su destino.

Estos acontecimientos, según mi análisis, difícilmente hablan de ningún cambio en la actitud del Régimen, que por mas de 52 años gobierna con mano férrea la Isla.
Los miembros de la Unión Europea que han permanecido renuentes a levantar ese embargo europeo -especialmente la República Checa y Suecia- no deberían cambiar su actitud con respecto al gobierno de Cuba.
Mayormente, se deberían tomar en cuenta las denuncias de arbitrariedades en el permiso de salida de los propios presos liberados quienes han pedido a la UE que no modifique la Posición Común.

Lo que el régimen de la Habana ha tendido -hasta ahora- hacia la Unión Europea es una marchita rama de olivo, que se dobla aplastada por el peso de la realidad que la sostiene.

Nada es positivo en la mano que oferta. La represión sigue rampante como en los peores tiempos del Dictador I con el Mini II.

Además es penoso que en la actual crisis ni siquiera es el propio gobierno de la Habana quien "negocia" su triste mercancía de doblones humanos.
Como sabemos es a través de la Iglesia, que a su vez, quiere ganar el prestigio perdido; y con la cancillería española, que tiene su propia hacha política y económica que afilar en el asunto.

La decisión de sacar a la pista de baile a Ricardo Alarcón se produjo muy tarde y las declaraciones del jefe del parlamento cubano sólo ha causado más dudas que ganancia en las pretensiones de los interesados en abrir las puertas de la Unión Europea al comercio con Cuba.

Los mercachifles del antiguo Oeste norteamericano recorrían los caminos intercambiando espejitos con los indios a cambio de costosas pieles.
Pero ya no estamos en esos tiempos y las engañosas ofertas que hoy ofrendan los modernos negociadores tampoco corresponden con el alto monto de lo que recibirían.

Al gobierno cubano poco le importa el levantamiento del embargo de los Estados Unidos, que ha usado por décadas para fungir de víctimas ante la opinión pública internacional. A donde van sus tiros es a poner fin a la prohibición de los estadounidenses a viajar a la Isla, con eso entraría oxígeno a las vacías arcas del Estado.

Con respecto a los europeos, eso sí que le importa a Raúl Castro y su camarilla, porque es vital a sus pretenciones de seguir en el poder.
Toda la gestión de la Habana está encaminada a recibir los euros de los países de la Unión Europea, tarea que se está presentando difícil hasta ahora, --pese a lo que diga en el informe Moratinos-- porque los europeos, como los indios, han aprendido a valorar lo que se podría recibir en el trueque, además de una mustia rama de olivo.

No comments:

Post a Comment