Friday, July 30, 2010

UN DAVID ARMADO SÓLO DE UN MATAMOSCAS

20100728_TALC1_20_1_F1

Es el cardenal de Venezuela Jorge Urosa, quien ha mirado al dictador Hugo Chávez a la cara y le ha dicho que está desnudo, pese a su ropaje rojo con armiño al cuello

Por Angélica Mora

DIARIO DE AMERICA

Hay un Cardenal en este mundo que no ha doblegado la cerviz ante el tirano que gobierna su nación, que no ha claudicado con sonrisas complacientes las órdenes del sátrapa que utiliza sus servicios.
Es el cardenal de Venezuela Jorge Urosa, quien ha mirado al dictador Hugo Chávez a la cara y le ha dicho que está desnudo, pese a su ropaje rojo con armiño al cuello.

La furia desbocada de Chávez ante la verdad lo volvió aún más loco y le ha dirigido al primado de la Iglesia Católica, también arzobispo de Caracas, toda clase de insultos, incluso ordenó que compareciera ante la Asamblea Nacional "para dar explicaciones".
El cardenal, al mejor estilo de un cónclave, fue y tranquilamente ratificó sus opiniones ante los directivos de la Asamblea Nacional -todos rojos rojitos- en una interpelación que se realizó en un clima de hermetismo por parte de los parlamentarios.

Explicó Urosa a la Comisión Coordinadora de la AN que no es la primera vez que un obispo hace un llamado a la conversión moral, citó documentos como el de "La vivienda", de enero de 1986; "El desempleo", de julio de 1987; "La recuperación del país" publicada luego del Caracazo el 8 de abril de 1989, entre otros.
El cardenal venezolano indicó que en sus declaraciones sí ha emitido opiniones, pero no "acusaciones ni denuncias".
Destacó que cuando se ha pronunciado sobre algún tema, lo ha hecho amparado en el artículo 62 de la Constitución Nacional el cual establece que “todos los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho de participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas”.

También hizo mención a los artículos 19, 39, 46 y 60 de la Constitución, donde se establece el derecho de todos los ciudadanos a expresarse libremente.

Urosa indicó que "hay leyes actuales de este gobierno, que están en contradicción con la Carta Magna, como por ejemplo la Ley de Consejo Federal de Gobierno, la Ley de Educación y la Ley de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; porque afectan el pluralismo político, fundamental para la vida democrática de un país pues incorporan la concepción socialista lo cual consagra como obligación una sola ideología y un solo pensamiento".

El prelado recalcó que en ningún momento ha opinado negativamente en contra de la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia o la Fiscalía General de la República. “Mis opiniones no van en contra de las instituciones, opino que algunas leyes me parecen inconstitucionales”.

O sea, el Cardenal de Venezuela fue y volvió a repetir lo que pensaba, en un axioma simple, que es lo que dice todo el pueblo de Venezuela, salvo las escasas excepciones de los que rodean a Chávez:
Las leyes implantadas a la fuerza por el actual gobierno violan la Constitución del país y son leyes comunistas, por lo cual Hugo Chávez al ordenarlas, es un comunista.

Hoy, Monseñor es un héroe, que sin recurrir a ningún arma -salvo la palabra- hirió al Goliath donde más le duele, que es la verdad de su triste mandato.

¡Claro que es comunista!

No comments:

Post a Comment