Sunday, June 27, 2010

LA ENFERMEDAD INFANTIL DE CHAVEZ

0428bozzone
Este teniente-coronel que nos ha tocado en desgracia se ha intoxicado con una lectura apresurada y tardía de Marx y de Lenin, de Stalin y de Mao (me atrevo a asegurar que nunca leyó a Gramsci), de modo que su bolchevismo es caribeño, petrolero y trasnochado.
Por: Enrique Ochoa Antich
TalCual
Juan Marsé describió a algún patético personaje de Últimas tardes con Teresa con esta frase lapidaria: "Algunos arrastran su adolescencia mítica hasta los cuarenta años". Y, mirando a nuestro deplorable tiranuelo, hasta los 50 y más allá, podríamos decir.

Este teniente-coronel que nos ha tocado en desgracia se ha intoxicado con una lectura apresurada y tardía de Marx y de Lenin, de Stalin y de Mao (me atrevo a asegurar que nunca leyó a Gramsci), de modo que su bolchevismo es caribeño, petrolero y trasnochado.

Guardando todas las distancias, pues aquéllos eran hombres cultos que además arriesgaban el pellejo en nombre de un sueño, podría sometérsele al mismo razonamiento que Lenin aplicó a muchos comunistas europeos de su tiempo –anarquistas, espartaquistas, social revolucionarios– cuando escribió La enfermedad infantil del "izquierdismo" en el comunismo.

Para nuestro ignaro militarote, no ha corrido el agua bajo los puentes de la historia durante los últimos 40 años.

Se cree arengando a los guerrilleros de la Sierra Maestra, añora a la Unión Soviética y juzga que la caída del Muro de Berlín fue el resultado de una conspiración fraguada en los laboratorios de la CIA antes que, como fue, el inevitable desenlace de un "socialismo real" que no era socialismo sino totalitarismo comunista a secas.

El tiranuelo nada sabe de la relación profunda entre democracia burguesa, reformismo, socialdemocracia y socialismo. Y no se ha paseado siquiera por el histórico debate entre Kautsky, Bernstein, Lenin, Luxemburgo, etc., acerca del concepto marxista de desarrollo de las fuerzas productivas, relaciones de producción, capitalismo y socialismo.

Conocerá si acaso una pizca de la historia de las revoluciones socialistas del siglo XX... pero no extrae las lecciones del caso.

¿Se lo imaginan ustedes debatiendo de estos enjundiosos temas con, por solo ejemplo, Pompeyo, Petkoff, Américo, en realidad, con cualquiera de nosotros, los que dimos la vida entera a la labor de pensar, escribir y luchar por un socialismo democrático en el mundo que, luego del mayo francés y de la primavera de Praga, del eurocomunismo y de Allende, terminó reencontrándose, entroncándose me gustaría decir, con el río que nos es común: el del reformismo y la socialdemocracia?

Si así ocurriese, ¡qué ridículo haría el mentecato! De modo que el país está en manos de un improvisado, de un aventurero con suerte, de un ambicioso con indiscutibles habilidades y destrezas para manejar el poder y para la manipulación de las masas, un irresponsable que juega a un experimento, según le escuché decir a César Pérez Vivas recientemente, como si esta tierra nuestra, sufrida y traicionada tantas veces, fuese el laboratorio de sus caprichos de infante, como si los venezolanos fuésemos conejillos de indias. Afrenta para todos que debe ser saldada el 26S.

No comments:

Post a Comment