Tuesday, June 29, 2010

ENDIOSANDO A UNA ESPÍA

front062910

Angélica Mora
Nueva York

Apuntes de una Periodista

Es tan típico de los norteamericanos el convertir en héroe -o en heroína en este caso- a la informante rusa Anna Chapman, arrestada el domingo por presunto espionaje en Estados Unidos a favor de su país.

La joven, de 28 años de edad, tiene todos los atributos para saltar al cine y encarnar ella misma su papel de espía cuando llegue la historia al cine...
Será como todos los pasados endiosamientos de personajes que cautivan a la prensa, aunque sea como este caso, una presunta espía que perjudicaba los intereses de Estados Unidos.

Hay que recordar que la historia de otro espía, Robert Hanssen, fue llevada al cine con el nombre de "Breach", Brecha, y fue todo un éxito de taquilla.
Ese agente trabajó más de 20 años para la ex Unión Soviética y su enorme ego fue el que lo delató, ya el espionaje no lo hacía tanto por dinero como en desafío a la organización, FBI, para la cual era experto en asuntos soviéticos.

Recuerdo que el caso me fascinó por lo novelesco y fuimos unos colegas de la VOA para ver el sitio -debajo de un puente- donde este espía dejaba marcado con tiza blanca algunas señas para indicar que iba a dejar en un tacho de basura cercano los paquetes con informaciones, envueltos en bolsas negras de basura.

El guión de una posible película con estos nuevos "espías que vinieron del Frío" y especialmente con Anna Chapman, ya debe estar en las mentes de alguien en Hollywood luego de toda la publicidad sensacionalista que se le ha dado al caso.

El "embeleso" partió de The New York Post, quien tituló, “Red Head” (“Cabeza Roja”), la información sobre la supuesta espía y publicó su foto en la portada convirtiéndola en celebridad instantánea.
El periódico destacó el color rojo del cabello de la joven e hizo un juego de palabras con la bandera de la ex Unión Soviética.(Solamente le falta a la joven la hoz y el martillo)

Según la denuncia del FBI, Chapman está acusada de haber brindado información a un compatriota, con quien durante los últimos meses se encontró todos los miércoles en una librería de Manhattan.
¿Qué clase de información le pasaba? Nadie lo sabe, salvo el FBI que la arrestó, junto con otras diez personas.

Según la documentación, la rusa llegó a Nueva York luego de haber abandonado Moscú después de su divorcio. Dice que es inocente e indicó que trabaja inocentemente como especialista en "cazatalentos".

Si se libra de la cárcel -y es muy posible con un buen abogado- tiene su futuro asegurado, con los millonarios contratos publicitarios y de actuación ante la televisión y la pantalla grande, que estarán muy pronto tocando a su puerta.

NIDO DE ESPÍAS

9891_poster

Angélica Mora
Nueva York

Apuntes de una Periodista

El descubrimiento de una red de espías que trabajaba para Rusia parece una copia de la película "Breach" (Brecha), la historia de Robert Philip Hanssen, el ex agente estadounidense del FBI quien espió para la Unión Soviética desde 1979 hasta el 2001.
Pero esta nueva versión supera con creces ese y otros casos.

El FBI arrestó esta semana a once personas, entre ellas una periodista peruana -nacionalizada estadounidense- por presuntamente espiar para Rusia. El grupo pasó desapercibido por una década sin ser detectado por los vecinos, pero los agentes dicen que sabían de la red desde hace varios años y sólo actuaron porque uno de los implicados pensaba salir de los Estados Unidos en forma permanente.

Se hacían pasar por gente común y corriente, mientras intentaban infiltrar sitios clave de la diplomacia y de los círculos del poder de Washington y Nueva York.

La mayoría de los sospechosos han sido acusados de usar nombres falsos y de hacerse pasar por ciudadanos de Estados Unidos cuando en realidad son rusos. No está claro cómo y dónde fueron reclutados, pero se indica que la operación data de la década de 1990.

Entre los detenidos hay cuatro parejas que vivían en las afueras de Nueva York, Washington y Boston.
Integraba una de estas parejas Vicky Peláez, periodista peruana y columnista del periódico hispano El Diario La Prensa. Su conyuge es conocido por el apodo "Juan Lázaro".
Este tipo de agentes encubiertos son los más difíciles de detectar porque tienen trabajos ordinarios, y viven una vida sin ostentaciones, cortan regularmente el césped frente a sus casas y tratan en lo posible de no llamar la atención de los vecinos.

Estos espías se valían de complicados medios para obtener información sobre diversos temas desde armas nucleares hasta rumores sobre la Casa Blanca y diferente personajes del gobierno de Washington, luego lo pasaban a otros agentes quienes enviaban el material a Moscú.

Los acusados se comunicaban por medio de una red inalámbrica de corto alcance y Laptops portátiles, pero también usaban métodos de la época de la Guerra Fría, como tinta invisible, envíos rápidos de datos por radio y marcas de sitios de entrega de mensajes y documentos en bolsas color naranja en parques y otros sitios públicos.
También se apropiaban de nombres de personas fallecidas, una aparentemente canadiense, para adoptar nuevas identidades.

El sábado pasado, funcionarios encubiertos del FBI vestidos de civil, se reunieron con dos de los acusados, Anna Chapman en Nueva York y Mikhail Semenko en Washington, haciéndose pasar por agentes rusos.

Entre los aspectos curiosos está "el timing" o coincidencia del tiempo en que se produce el estallido de este escándalo. Los arrestos se llevan a pocos días de la visita del presidente ruso Dmitry Medvedev a la Casa Blanca.
Como un dato pintoresco, en medio del drama, el Presidente Obama invitó a su homólogo ruso a comer unas hamburguesas fuera de la Casa Blanca, en un lugar de comida rápida en las afueras del estado de Virginia. Obama dice que sabía sobre este caso cuando se reunió con Medvedev.

Los espías Peláez, Vicky de 55 años, Lázaro, de 65, Chapman y los acusados conocidos como Richard y Cynthia Murphy, residentes de Nueva Jersey, ya comparecieron ante una corte federal de Nueva York, donde un juez ordenó que permanezcan detenidos sin fianza y programó una nueva audiencia para este jueves.

Un misterioso contador, Christopher R. Metsos, vinculado a la red de estos espías urbanos fue capturado en Chipre.

La más interesante del grupo es Vicky Peláez, nacida en Perú, pero que tuvo el cuidado de nacionalizarse estadounidense. Su marido, ciudadano peruano, nació en Uruguay. La pareja tiene más de 20 años en Estados Unidos.

Peláez ha trabajado en El Diario La Prensa como reportera y editora durante 20 años, según la página de internet del rotativo. Es conocida, por sus columnas de opinión, que van acompañadas de su firma y foto, y donde ella despotrica a gusto contra el "Imperio" estadounidense.

O sea que nuevamente se da el caso de gente que llega a los Estados Unidos, logra trabajo apenas pisa la losa del aeropuerto, alcanza un nivel de vida que no tuvo en sus tierras de origen y se convierte en enemigo del país que los acogió.

¿Cuántos hay así, en esta nación generosa, que muerden la mano que se les tiende y sólo quieren su ruina... como se demuestra con estos y otros espías, insertados aquí, sirviendo a sus amos izquierdistas - especialmente del Eje del Mal dominado por los gobiernos de Cuba y Venezuela- en la destrucción de los Estados Unidos?

Pienso que estos arrestos -y los cinco espías de Cuba- son sólo la punta del témpano de los que nos enteramos... o de los que ellos quieren que sepamos.

2 comments:

  1. Como todos los tontos que no ven más allá de sus narices. Se enamoraron del bandolero Castro I y de Barack Hussein y ya vemos como andan las cosas.

    ReplyDelete
  2. Lori, es es un nuevo romance de la media USA

    ReplyDelete