Saturday, May 22, 2010

PÁNICO Y ASTUCIA

Castro_Vaticano
La Habana, 21 de febrero del 2008.
Raúl Castro recibe al enviado del Vaticano, Cardinal Tarcisio Bertone.

Angélica Mora

Nueva York

Apuntes de una Periodista

La máxima de "Dividir, para Reinar" siempre ha sido una hábil táctica política. La Historia cubana consigna que los hermanos Castro la aplicaron como un arte entre los mismos revolucionarios, en el principio mismo de la lucha contra Batista.

Hoy Raúl Castro está tratando de emplear la misma técnica de división con las Damas de Blanco, royendo la confianza entre el grupo y la credibilidad de sus integrantes.

El Dictador sucesor se ha sentido molesto desde el momento en que comprobó la efectividad psicológica de las marchas realizadas por las madres y esposas de los presos políticos, que su hermano ordenó encarcelar hace 7 años.
Cuando comprobó el impacto, ordenó que se llevaran a cabo actos de represión contra sus integrantes. Las Damas de Blanco, pese a los golpes y el acoso, continuaron sus desfiles. Ahora Raúl Castro quiere fragmentar la hegemonía del grupo desde adentro.

Según un artículo aparecido este fin de semana en el Blog OZT, -siglas de Orlando Zapata Tamayo, el mártir que murió el 23 de febrero pasado luego de una larga huelga de hambre en que pedía la liberación de los presos políticos cubanos- lo que había comenzado como un rumor es una realidad: El régimen está promoviendo la división de las Damas de Blanco.

Laura Pollán, portavoz de las Damas de Blanco, confirmó estas acciones al declarar:
"Yo acuso al gobierno cubano de la existencia de una carta pidiendo a las Damas de Apoyo que abandonen su propósito de unírseles en las marchas".

La carta, alentada por la Iglesia Católica, ha sido promovida dentro del grupo por Elsa Morejón Almagro y Alida de Jesús Viso Bello, y por la periodista independiente Miriam Leyva, quien abandonó el movimiento en el 2008.

Laura Pollán agrega que "...sería inmoral decirle a las Damas de Apoyo que no marchen con nosotras".
"Las Damas de Blanco que cogemos las calles, las que hemos sido torturadas y las que sufrimos los actos de repudio, nunca les vamos a decir a las Damas de Apoyo que no marchen junto a nosotras".

También señaló que varios presos políticos, esposos y familiares de las Damas que han firmado esa misiva, "han llamado para manifestarse en contra de esta recogida de firmas si en juego está decirles a las Damas de Apoyo que dejen de unirse a nuestro grupo, porque consideran que eso es inmoral".

En igual sentido se expresó la Dama de Blanco Berta Soler.
"El gobierno quiere que las Damas de Apoyo no caminen con nosotras, pero nosotras somos defensoras de los derechos humanos y no vamos a prohibirle a ninguna mujer de Apoyo caminar con nosotras".

Preguntada sobre la versión de un artículo de la Agencia de Prensa Libre Oriental, APLO, que alertaba sobre una posible desintegración del movimiento, afirmó Soler: "No está en peligro el movimiento de las Damas de Blanco. Nosotras seguimos hasta el final, hasta que salga el último preso del grupo de los 75".

La maquivélica táctica del Dictador Menor revela dos cosas:
Primero, el deseo de impedir que otras mujeres se integren a las filas de las Damas de Blanco y marchen con ellas, como fue el caso de Dania Virgen García.
Y segundo, la desesperación de verse ante la única alternativa de tener que hacer concesiones.
Antes que aparecer cediendo terreno, prefiere emplear la Iglesia Católica para sus planes.

A su vez, la Iglesia indica que este acercamiento con el régimen castrista no tiene nada que ver con la próxima visita a Cuba del secretario de Estado para las relaciones con los Estados del Vaticano, Monseñor Dominique Mamberti, quien llegará a la Isla el próximo mes.

Por todo esto, la denuncia y respuestas de Laura Pollan y Berta Soler llegan en muy buen momento para esclarecer la atmósfera.
Las Damas de Blanco deben actuar, abriendo aún más sus puertas para se sumen todas las mujeres que así lo deseen... que es lo que teme el Régimen.

Hay que estar alerta. Aunque hay esperanzas de lograr la salida de algunos presos políticos, el Dictador sucesor está demostrando con sus maniobras que tiene todavía muchas cartas que jugar para crear incertidumbre.

Raúl Castro ha seguido con sus planes de emplear de lleno a la Iglesia Católica para solucionar otro de sus problemas.
Han habido acercamientos del Episcopado con Guillermo Fariñas, quien realiza una huelga de hambre desde hace más de 12 semanas requiriendo la libertad de los presos políticos.
Sobre este contacto, Fariñas informa:

"Nosotros, en el día de hoy 22 de mayo del 2010, cerca de las 3.30 pm, recibimos la visita del obispo auxiliar de La Habana, Juan de Dios Hernández Ruiz, que vino para transmitirnos informaciones y debatir una serie de actitudes que ellos necesitan en el marco de las conversaciones con el Gobierno. En primer lugar, dijo que las conversaciones entre las máximas autoridades del Gobierno cubano y el cardenal Jaime Ortega fueron muy fructíferas, que hay compromisos de mejora de todo lo que pidieron y que, en el día de ayer, había recibido una llamada de una persona a nombre de Raúl Castro, para informarle que, a partir del lunes, comienzan los traslados de los presos hacia prisiones de sus provincias de residencia y también que van a ser ingresados los presos que lo necesiten, les dijo que contaran con eso.
Él me vino a informar de esto, y creo que debe ser lo que les debe haber informado a las Damas de Blanco. También me planteó que tuviese paciencia, que a partir de la próxima semana va haber nuevas conversaciones negociadoras de la jerarquía de la Iglesia Católica con el Gobierno para hablar ya directamente de posibles liberaciones".

Todas estas maniobras de Raúl Castro demuestran el grado de pánico en que se encuentra.
Como su hermano, hace 12 años con la visita del Papa Juan Pablo Segundo a Cuba, fuera de realizar arreglos cosméticos de traslados y soltar algunos presos políticos, la vida seguirá igual en la Isla, sin que en realidad se efectuen los cambios políticos que tanto se necesitan.

No comments:

Post a Comment