Wednesday, May 26, 2010

MILONGA TRISTE

C_4_maincontent_2195466_largeimage
Angélica Mora
Nueva York

Apuntes de una periodista

Hugo Chávez lloró en Buenos Aires sus pesares, al compás de un bandoleón.
Hablando a nombre de todos los dictadores y poniéndolos a todos en el mismo saco expresó:

"Nos tratan de pulverizar, nos disparan ráfagas pero con sal...De mí hablan de 'el tirano', 'el dictador', 'las dictaduras de Chávez'..."


En Argentina, donde asistió a las fiestas del Bicentenario junto con otros pares de América Latina, trató de hacerse el gracioso cada vez que tuvo que enfrentarse a los reporteros, pero solo despertó críticas.

Chávez, con su prepotencia habitual y creyendo estar aún en Venezuela donde se impone y domina a la prensa, quiso hacer lo mismo con los periodistas que lo entrevistaron, tratando de emplear el mismo juego sucio del monólogo:
Hablo, "pero no me pregunten".

Atacó a la prensa argentina y sostuvo que "hay algunos medios, sobre todo los que son de la derecha, de la burguesía, que se prestaron y jugaron un papel muy importante apoyando dictaduras militares, apoyando a gobiernos neoliberales que entregaron a Argentina, igual pasa en Caracas".

EL MALETINAZO

El escándalo del Maletín le amargó a Chávez todas sus apariciones públicas en la tierra de San Martín.

ce0c6c002b493c4e
No te preoocupes Nena, lo de la valija, muere conmigo.

Refresquemos el Caso:
El empresario venezolano Wilson Antonini fue detenido en agosto de 2007 en el Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires, donde arribó en un vuelo fletado para empleados de Petróleos de Venezuela PDVSA, y tres funcionarios portando un maletín con 790.550 dólares que no declaró ante las autoridades aduaneras.

Chávez se negó en esta visita a responder preguntas sobre el escándalo, donde se le acusó de haber enviado la valija con dinero para la campaña presidencial de Cristina Fernández.

Sin embargo, fue tanta fue la insistencia de la prensa que tuvo que decir algo y salió al paso con su acostumbrada acusación contra el Imperio, causante de todos los males. Por eso replicó que Antonini Wilson, el portador del maletín, era de la CIA.
El Presidente causó sorpresa con esta declaración, porque antes había defendido a este empresario.

Chavez perdió la paciencia y exasperado demostró una vez más su temperamento rojo-rojito con los reporteros especialmente con el de radio La Red,a quien le contestó:

“Te quiero hablar de la grandeza de la relación entre Argentina y Venezuela y tú sigues insistiendo en el excremento. Eso sí es esencial y ustedes siguen hablando de la maldita maleta, de los Antonini, que es un agente de la CIA, compadre“.

Luego fustigó a la prensa de derecha internacional acusando que todos (sus componentes) son unos vendidos:

Expresó, "...Ustedes están tratando de impedir que nos unamos haciéndole el juego a los intereses del imperio yanqui para seguir dominándonos".


Chávez fue el único de los siete presidentes latinoamericanos que asistieron el martes a los festejos del Bicentenario que permaneció hasta este miércoles en Buenos Aires para asistir a la cena de gala que ofreció la presidenta en la Casa Rosada.

..Por supuesto, con esta cena y todos los churrascos y asados, Chávez regresará más gordo.

No comments:

Post a Comment