Wednesday, April 28, 2010

SE HUNDE LA ECONOMIA CUBANA

Cubans begin evacuating from their homes Sunday, Sept. 12, 2004 in Havana, Cuba before Hurricane Ivan's arrival. About half a million of people are being evacuated to shelters as they expect Ivan to hit western Cuba between Sunday night and Monday morning

Martes, 27 de Abril de 2010
Iván García - La Habana - Desde La Habana Blogspot

Y no precisamente por un terremoto. Calladamente cierra un negocio tras otro. Aunque la prensa oficial cubana, la más optimista del mundo lo ignora, desde el año 2000 a la fecha se pueden contar con los dedos de las manos los inversionistas extranjeros que mantienen sus negocios en Cuba. Empresarios italianos en el sector de las telecomunicaciones, que invertían en ETECSA, la única compañía de la isla en el ramo, hace un año dijeron adiós. Hombres de negocios de Israel que compraban la producción citrícola de Jagüey Grande, en Matanzas, y elaboraban jugos de frutas también se han marchado.

Según una fuente que prefiere el anonimato, inversionistas de la principal firma inversora en Cuba, la canadiense Sherrit, dedicada al negocio de extracción, estarían realizando un estudio de factibilidad. En caso de tener números en rojos, hacen las maletas.

El sector de construcciones inmobiliarias está detenido hace unos siete años por órdenes directas de Fidel Castro. Entonces lo que queda son unas pocas firmas en la rama del turismo. China y Rusia, candidatos deseados por los jerarcas de la isla, miran con recelo las propuestas que se les ofrecen.

Ellos saben que la capacidad cubana de pago es casi nula. Incluso a Rusia le deben varios miles de millones de rublos. Y China, con un discurso ideológico parecido, en caso de un huracán dona un par de millones de dólares, pero si no tienes plata para pagarles, chao.

La carta con la que juegan los Castro es la Venezuela de Hugo Rafael Chávez Frías. Es apostar al disparate y el voluntarismo. Más de lo mismo. Pero no hay muchas opciones para un gobierno que tiene ojeriza por la economía de mercado y porque un grupo de personas se enriquezca.

En este 2010 la alianza económica con Caracas es lo poco que queda. Y apenas funciona. La única ventaja es comprar petróleo a precio de saldo, que ni siquiera se paga con divisas. Cuba paga el oro negro con capital humano: asesores militares o civiles, médicos y entrenadores deportivos.

En la mesa de los pobres en la isla o Venezuela no habrá abundancia de comida, ni la vida será mejor por esta alianza. Por una sencilla razón, ambas naciones dirigen sus economías de forma improvisada. En el caso de Cuba, es llamativo cómo se sigue apostando por la economía centralizada.

No es lo mismo tener coincidencias ideológicas, como sucede con Castro y varios presidentes del hemisferio, que crear una estrategia coherente para diseñar una economía sustentable. El discurso virulento y polarizado no cuenta en economía. Lo que vale es ahorrar y trabajar fuerte para salir del hueco hondo de la pobreza.

Para justificar sus fracasos, los Castro tienen su arma favorita: el embargo yanqui. Pero a no ser un fanático o un retrasado mental, nadie de forma seria puede culpar solamente al embargo gringo del precario desempeño de la economía local. No hace falta ser un tanque pensante, ni un entendido en materia económica a la hora de señalar a los culpables de que la economía cubana haya retrocedido a la edad de piedra.

Si Fidel Castro carga con la gloria de los cacareados éxitos, en educación, deporte y salud pública, entonces también debe anotarse los fracasos. Su manera empírica de guiar la economía en la isla da para escribir varios tomos sobre disparates.

Inflando números y mintiendo a la hora de hacer balances económicos anuales no vamos a resolver nuestros males. Ahora, el General Raúl Castro y sus asesores buscan un abanico de soluciones para romper el punto muerto donde se encuentra la economía.

De forma experimental piensan arrendar locales, como barberías, cafeterías y taxis a colectivos de trabajadores. Una especie de cooperativas, donde en caso de haber beneficios, la gente ganará más dinero.

Habrá que ver si esta fórmula funciona. De momento, Roberto Guerra administrador de una desvencijada pizzería habanera tiene sus dudas. "Si no se liberan los precios de los productos, y estamos atados a vender al precio que nos designa el comité estatal de precios, no va funcionar esta receta".

El gobierno sabe mejor que nadie que la gente en la calle está muy disgustada con el desempeño de la economía y la falta de futuro en sus vidas. Los cubanos quieren cambios en materia económica. Desean que se abra sin trabas el trabajo por cuenta propia y se reduzcan los impuestos.

Pero quieren más. Desean invertir en medianas empresas junto a sus parientes que residen en Estados Unidos si el régimen los autorizara. Raúl Castro sabe que algo hay que hacer, pero como su hermano, tiene miedo que una serie de reformas económica sean incontrolables por parte del gobierno.

La revolución cubana ha sido más política que económica. Y ahora lo que le preocupa a los jerarcas en la isla es conservar el poder. Si en el futuro un dirigente o grupo político logra encarrilar y hacer prosperar la economía cubana, se habrá anotado un gol de oro.



Iván García - La Habana - Desde La Habana Blogspot

No comments:

Post a Comment