Sunday, April 25, 2010

FARIÑAS TACHA DE FARSA LOS COMICIOS EN CUBA

132010463031
Domingo, 25 de Abril de 2010 08:34 La Nación - Argentina - ABC - España

Boleta Electoral de Más de Medio Siglo
El periodista opositor cubano Guillermo Fariñas cumplió este sábado dos meses de huelga de hambre exigiendo la excarcelación de 26 presos políticos en mal estado de salud, y señaló que está dispuesto "mas que nunca" a proseguir su protesta. "En la coyuntura en que se está debatiendo el Gobierno (cubano) ahora mas que nunca hay que proseguir" la huelga, dijo Fariñas telefónicamente a la AFP desde el hospital provincial de Santa Clara, donde está ingresado desde el 11 de marzo. "En este momento, por el bien de nuestros hermanos de lucha tanto los que están presos, como los que están en la calle, debemos continuar esta batalla a pesar de que ya llevamos 60 días", añadió.

El disidente cubano Guillermo Fariñas, que cumple hoy 60 días en huelga de hambre, calificó de "gran farsa" los comicios locales que se celebrarán este domingo en la isla, y dijo que votará contra "la dinastía de los Castro" si le hacen llegar una papeleta electoral.

"No existe la libre postulación. Tiene que ser a mano alzada en tu vecindario (en referencia a la forma de designar candidatos), y nadie quiere quedar marcado ante el régimen de terror", dijo Fariñas a Efe en conversación telefónica desde la sala de cuidados intensivos donde permanece hospitalizado en la ciudad de Santa Clara, en el centro del país.

El disidente recordó que el reglamento de las elecciones cubanas establece que la papeleta de voto debe hacerse llegar a las personas enfermas que estén en estado lúcido, y dijo estar a la expectativa de qué decisión tomará la seguridad del Estado en su caso.

"Si me traen la boleta lo que voy a hacer es poner: abajo la dinastía de los hermanos (Fidel y Raúl) Castro, mi firma y mi número de carné de identidad", señaló Fariñas, que fue ingresado a mediados de marzo tras sufrir dos colapsos por su ayuno. "Si no se atreven a traerme eso, pues seré uno de los más que no fueron a votar", añadió.

En los comicios de mañana, unos 8,4 millones de cubanos mayores de 16 años están convocados a votar por más de 15.000 delegados (concejales) de las 169 asambleas municipales de la isla, en un proceso que se realiza cada dos años.

«Hasta las últimas consecuencias»

Sobre su salud, Fariñas indicó que al cumplir dos meses de ayuno se siente "un poco decaído, con dolor de cabeza y en las articulaciones", pero insistió en que mantendrá la "huelga hasta las últimas consecuencias". "Creo que con lo que está pasando no podemos hacer otra cosa que continuar en nuestra huelga", dijo, al destacar que "sin realizar un acto violento" ha logrado crear "un perjuicio al Gobierno".

"En estos 60 días ha ocurrido un fenómeno que realmente no lo esperábamos, y es que la opinión pública internacional de manera mayoritaria se ha virado a escrutar y evaluar lo que está ocurriendo con los derechos humanos y dentro de las prisiones en Cuba", subrayó.

El psicólogo y periodista de 48 años empezó la huelga de hambre en su casa el pasado 24 de febrero, después de la muerte del opositor preso Orlando Zapata tras un ayuno de 85 días, para demandar al presidente cubano, general Raúl Castro, la excarcelación de 26 opositores enfermos.

Fariñas señaló que la reacción internacional ha incluido a los "grupos políticos de izquierda", lo que en su opinión es "el mayor dolor del Gobierno cubano". "Creo que esto es también una victoria de toda la oposición cubana, del exilio cubano", apuntó.El disidente dijo que su estado de salud es "estable dentro de la gravedad" y su peso corporal actual es de 67kg, más bajo que los 81kg, cuando comenzó la huelga.

Fariñas, un sicólogo de 48 años que perteneció a las tropas élites de Fidel Castro en los años 80, inició su protesta el 24 de febrero, un día después de la muerte del preso Orlando Zapata, de 42 años, quien mantuvo hasta su fallecimiento un ayuno de 85 días en reclamo por mejoras carcelarias.

La muerte de Zapata y la huelga de Fariñas, así como frecuentes caminatas de las Damas de Blanco, familiares de los presos políticos condenados en 2003, levantaron fuertes críticas de gobiernos, parlamentos y organismos internacionales a Cuba, que el Gobierno de Raúl Castro rechaza como una "campaña mediática" promovida por Estados Unidos.

Las autoridades cubanas consideran la huelga de Fariñas como un "chantaje" al que se niegan a ceder, y al propio Fariñas y los disidentes como "mercenarios" que reciben apoyo financiero de Washington.

"La mayoría de la opinión pública internacional se ha virado hacia Cuba, está escrutando a Cuba y está cuestionándose lo que está ocurriendo con la violación o no de los derechos humanos e incluso hasta la izquierda misma está escrutando, asumiendo posiciones", dijo Fariñas.

No comments:

Post a Comment