Sunday, March 28, 2010

CÓMO COMPLACER A LA HABANA

teresa-john-kerry-z
Angélica Mora
Florida

Apuntes de una Periodista

Es fácil ser "izquierdioso" y pronunciarse contra los que luchan por la democracia, si se tiene una fortuna proveniente del maldito capitalismo.
Es lo que pasa con el senador demócrata John Kerry, quien vetó la subvención que destina Estados Unidos para la oposición democrática en Cuba.

Kerry es el jefe del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y como tal tiene la potestad de interponer un veto a toda la ayuda a otros países, proveniente de los Estados Unidos.

La nota informativa señala que el veto es "temporal", mientras la Secretaria (Hillary Clinton) y el Departamento de Estado llevan a cabo una revisión de esos programas.
Sin embargo, se percibe que ese lenguaje acariciador de gatos es para anunciar en un poco tiempo más que "el animalito está muerto".

El inicio de "la subida del gato al tejado" comenzó en el 2009 cuando el Departamento de Estado congeló los fondos de esos programas.
Qué conste que no es dinero en billetes verdes para los escuálidos bolsillos de la disidencia -que bastante lo necesita- sino que es para básicamente proveer material informático y de telecomunicaciones a grupos opositores y de la sociedad civil de Cuba.
Unos 40 millones de dólares estaban presupuestados para esos programas.

Quizás mucho tenga que ver el caso del contratista del Departamento de Estado, Alan Gross, quien fue detenido en diciembre pasado en La Habana, acusado precisamente de haber distribuido ese tipo de material.

Ahora bien, los Kerry pueden darse el lujo de ser "liberales" (izquierdistas), como tantos otros millonarios y artistas de Hollywood, quienes apoyan y admiran a los dictadores de Cuba y Venezuela.
Los Kerry tienen "la fortuna que le proporciona la fortuna" del Ketchup, esa popular salsa de tomates que está en todos los hogares.

teresa-heinz-kerry-202

Para el senador Kerry, es fácil suprimir ayuda a los necesitados y apoyar a un régimen totalitario cuando se tiene billones provenientes de la fortuna de Teresa Heintz, hoy su esposa, ayer viuda del Rey del Ketchup.

Por eso, ¡qué bueno ser izquierdista y estar en el poder y poder apoyar un régimen decadente como el de Cuba que no suelta prenda en nada para demostrar cambios, pero que tiene las mismas definiciones políticas que ahora el gobierno de Washington!

220px-Ketchuppacket

En esta última medida "splash" del veto a la ayuda, se percibe una vez más la influencia de los comunistas, inmersos en la actual administración, quienes hoy dirigen aspectos vitales de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.
Si no, miren cómo tratan de llenar, muy complacientes, las botellas con la salsa roja.

100px-2008-11-12_Russell_pouring_ketchup_at_Elmo's_Diner

2 comments:

  1. ¡Qué hipocresía!...
    Pero hay uno que desde arriba ve y las lleva apuntaditas

    ReplyDelete
  2. Así es amigo. Esperamos esa justicia.

    ReplyDelete