Saturday, February 27, 2010

SE CONFIRMAN HASTA AHORA, 147 FALLECIMIENTOS EN CHILE

Gobierno chileno confirma 147 muertos por sismo
Servicios de El Nuevo Herald
El Gobierno de Chile informó de que hay 147 muertos y al menos 15 personas desaparecidas a causa del fuerte terremoto de más de 8 grados en la escala de Richter que sacudió hoy las regiones del centro y sur del país.

Según la información facilitada por la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) a las embajadas en Chile, toda la región de Bío Bío está sin energía eléctrica, sin agua potable y sin gas.

Momentos antes, la directora de ese organismo, Carmen Fernández, advirtió de que la cifra de víctimas mortales "puede aumentar'' en la medida que lleguen a lugares afectados por el temblor, de 8,3 grados en la escala de Richter según la Onami y de 8,8 grados de acuerdo con el Instituto Geológico de Estados Unidos, a los que hasta ahora no han podido acceder.

Agregó que, respecto a los damnificados, sólo en Bío Bío, una de las regiones más castigadas por el sismo, los afectados son unos 400.000.

El intendente (gobernador) de Bío Bío, Jaime Tohá, dijo que los muertos podrían llegar a unos 60 en la región, en cuya capital, Concepción, se teme que hasta seis decenas de personas estén atrapadas bajo los escombros de un edificio de 14 pisos que colapsó.

En Talagante, localidad situada unos 40 kilómetros al suroeste de Santiago, un matrimonio y sus cuatro hijos murieron aplastados al derrumbarse la construcción en la que se encontraban.

En el archipiélago de Juan Fernández, a unos 600 kilómetros de la costa chilena, frente a Valparaíso, las autoridades locales afirmaron que tres pobladores fallecieron y otros 13 se encuentran desaparecidos, mientras que una docena de heridos fue evacuada vía aérea.

En cuatro a la situación de las infraestructuras, el aeropuerto de Santiago está cerrado debido a problemas estructurales en el edifico principal

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) está estudiando medidas de emergencia para habilitar en unas 48 horas la terminal aérea, que actualmente permanece cerrada, según la información facilitada por la Onemi a las representaciones diplomáticas.

El principal problema para restablecer el tráfico aéreo, sin embargo, es que hay problemas de acceso en la autopista Vespucio Norte, que circunda la capital chilena y comunica con el aeropuerto.

Desde la región de Valparaíso hasta la de la Araucanía (distantes entre sí unos 800 kilómetros) hay numerosas zonas con cortes de agua potable, alcantarillado y telefonía.

En la Región Metropolitana de Santiago el suministro eléctrico está interrumpido en varias municipios, e incluso el de agua potable.

La ministra de Educación, Mónica Jiménez, anunció que en las regiones afectadas el inicio del año escolar se aplazó desde el 3 al 8 de marzo, a fin de que los eventuales daños sufridos por los colegios sean reparados.

En tanto, el ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, dijo que las carreteras que conectan Santiago con el norte son transitables con precaución, y que hacia el sur no hay inconvenientes hasta Curicó, a 201 kilómetros de Santiago. Más adelante hay varios puentes destruidos o con daños.

La autopista Santiago-Valparaíso está operativa, mientras que la ruta hacia el puerto de San Antonio presenta un problema en un puente cercano a la ciudad de Melipilla.

La ruta Los Andes-Mendoza (Argentina) está funcionando, aunque también con precauciones, y el paso fronterizo Los Libertadores está igualmente abierto, precisó Bitar.

La presidenta Michelle Bachelet declaró estado de catástrofe en tres regiones centrales del país y pidió a la nación conservar la calma y evitar salir a las calles.

También reportó que una enorme ola había golpeado la costa de la isla de Robinson Crusoe, a 660 kilómetros de la costa chilena, sin que causara daños de consideración. Medio centenar de países declararon alerta ante la posibilidad de un tsunami.

Bachelet dijo que el número de muertos registrados era de 78, aunque la cifra seguía creciendo. Oficialmente no se había divulgado una cantidad de heridos.

El ministro de interior Edmundo Pérez Yoma dijo a periodistas que "ha sido un terremoto devastador".

"A pesar de todo, el sistema está funcionado. La gente debe permanecer en calma. Nosotros estamos haciendo todo lo que podemos con todas las fuerzas que tenemos. Cualquier información se las compartiremos de inmediato", dijo la gobernante desde un centro de respuesta de emergencias.

El Centro Geológico de Estados Unidos reportó que después del sismo de 90 segundos de duración ocurrieron 11 réplicas, de las cuales tuvieron una magnitud de 6 grados o más. El epicentro se ubicó a 325 kilómetros al suroeste de Santiago y a una profundidad de 35 kilómetros a las 3.34 (0634 GMT).

El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico indicó que se emitieron alertas de tsunami en 53 países de Sudamérica, Hawai, Australia y Nueva Zelandia, Japón, Filipinas, Rusia y múltiples islas del Pacífico.

El epicentro del sismo se ubicó a 115 kilómetros de Concepción, junto al río Bío Bío y a 96 kilómetros del centro de esquí de Chillán, uno de los destinos de esquí andinos que quedó destruido tras un sismo en 1939.

Regiones enteras del país estaban incomunicadas por lo que no habían datos fiables de muertos y heridos.

La televisión chilena mostró imágenes de un puente que cruza el río Bío Bío en Concepción y estaba derrumbado, muchos edificios quedaron reducidos a escombros y se observaba en las calles automóviles aplastados. También aparecieron imágenes de un incendio grande en el sur de la y reportaron que había varios más.

El ministro de Transportes y Telecomunicaciones René Cortázar pidió a los chilenos hacer llamadas telefónicas y viajes solo cuando sea "absolutamente necesario". Dijo que las líneas terrestres y celulares han sido afectadas gravemente.

Cortázar también informó que el subterráneo de Santiago ha sido cerrado y que cientos de autobuses no podían salir de la terminal porque un puente cercano se derrumbó.

La presidenta planeaba visitar la región afectada tan pronto como fuera posible para tener una mejor idea de la magnitud de los daños.

En Santiago muchos edificios viejos parecían dañados, incluyendo la iglesia de Nuestra Señora de la Providencia, cuyo campanario se derrumbó. Un edificio de apartamentos con un estacionamiento de dos pisos se derrumbó aplastando unos 50 autos cuyas alarmas sonaban sin parar.

Varios vehículos que circulaban por una autopista que colapsó por el terremoto se veían volcados sobre el asfalto a inmediaciones de Santiago de Chile.

El aeropuerto internacional de Santiago estaba cerrado y permanecerá así por lo menos 24 horas porque la terminal de pasajeros sufrió daños de consideración, dijo el director del mismo Eduardo del Canto a la televisión local.

Varios hospitales han sido evacuados por los daños provocados por el sismo, dijo Bachelet.

La presidenta también expresó que por ahora Chile no estaba pidiendo ayuda internacional.

El director de la agencia de viajes Grand Circle Travel Marco Vidal dijo que un grupo de 34 estadounidenses estaban en el 19no piso del hotel Crown Plaza de Santiago cuando ocurrió el sismo.

"Todo empezó a caer. Las lámparas, todo estaban cayendo al suelo. Y todo se movía como de sur a norte, oscilando. Me sentí aterrorizado", dijo.

Cynthia Iocono, de Linwood, Pennsylvania, relató que "las lámparas volaron del vestidor y el televisor cayó al piso y se destruyó... Me asusté, pero en realidad no estaba en pánico. Todos permanecimos en calma y nos cercioramos que los demás estuvieran bien".

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico indicó que "las revisión al nivel del mar indica que se generó un tsunami. Podría haber resultado destructivo en las costas cerca del epicentro del terremoto y también podría ser una amenaza para las costas más distantes".

El centro de alerta por tsunamis de la costa oeste de Estados Unidos dijo que no esperaba que ocurriera un maremoto en el pacífico estadounidense o Canadá, pero continuaría revisando la situación.

El terremoto más fuerte que se ha registrado en la misma zona de Chile ocurrió en 1960. El terremoto de magnitud de 9,5 cobró 1.655 vidas y dejó a dos millones de personas sin hogar. El tsunami que provocó ese terremoto llevó a muertes incluso en Hawaii, Japón y Filipinas y causó daños a la costa oeste de Estados Unidos.

No comments:

Post a Comment