Thursday, February 25, 2010

CUBA, APRENDE.

Cuba, aprende. Sufre, llora y rume tu dolor en silencio

Dinorah Cruz

Les recuerdo enardecidos vituperando desde las gradas del Congreso de Madrid, agitando pancartas de ¡No a la guerra!, la élite de la vanguardia cultural en pleno éxtasis, reclamando paz en un mundo asediado por el terrorismo. En todos los noticiarios los republicanos de siempre, encabezando manifestaciones por lo que ellos llaman un mundo mejor..., para ellos, claro. Un mundo plácido desde la perspectiva personal, desde el prisma que les mantenga a salvo de la competitividad y les asegure un status de dioses de los medios, por los siglos de los siglos.

Hoy les pongo nombres a los cultos, a los intelectuales de la vanguardia, a los héroes de las causas que les garanticen audiencia. ¿Donde están Javier Bardem, Penélope Cruz, Almodóvar, Echanove, Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Bosé, Olga Tañón y muy especialmente el más pacífico de los pacíficos, el entrañable, noble y generoso JUANES? Curiosamente extraviados por estos aciagos días, se alejan de micrófonos y cámaras, como si estos remedaran la peligrosa estaca para sus conciencias vampirescas.

El muerto de hoy no garantiza un notable alcance mediático, la guerra de estos días y de la otrora llave del golfo, no es la de ellos. Estos derechos humanos no son los suyos, este crimen no es un crimen. Un negro del oriente de Cuba sigue siendo para ellos el mismo que cargaban en sus galeones en las costas africanas, para obtener beneficios en las plantaciones de ultramar. ¿Qué es para ellos Cuba?. La colonia perdida y añorada que dejó de ofertarles azúcar, para erigirse en fuente inagotable de falos dispuestos y vaginas de tarifa plana.

¿Esta es la paz propuesta por Juanes en La Habana? La paz de los barrotes, la tortura y el crimen. La paz de los que llaman héroes a espías convictos, la paz que trastocada en plañideras se alzaban por Víctor Jara y hoy se ocultan por Zapata Tamayo. Era de esperar, aquellos que soliviantan el decoro, aquellos que politizan sus emolumentos, ejercen de miopes cuando les conviene. ¿Donde están Pablo y Silvio? Al final lo de "...la vida no vale nada, si no es para perecer porque otros puedan tener, lo que uno disfruta y ama..", fue concebido para los opulentos y no para los que gimen tras los barrotes. ¿Dónde han ido los poetas, los cultos, los defensores de la igualdad? ¿ Qué acordes elegirán hoy sus guitarras para dar razones a la madre de la víctima de su propia barbarie?

El trovador cubano que quería volver a pisar las calles nuevamente de lo que fue Santiago ensangrentado, hoy puede cumplir su sueño sin necesidad de pasaje y visado. Puede caminar a gusto por cualquier municipio de su propia tierra y las vidas segadas no han sido en La Moneda, han sido victimados en Kilo 8, el Combinado del Este y los cientos de cárceles cubanas. Hoy ya no tiene que cantarle al pueblo chileno, si en su pecho se anidara el honor, hoy le cantaría a su pueblo. Levántate de tu tumba, Nicolás Guillén y dime con honestidad si era esto lo que tenías que tener.

¿Donde están las Madres de la Plaza de Mayo? Tal vez para ellas el crimen tenga valor local, la tortura y el crimen político sólo son ciertos cuando se ejecutan en Buenos Aires. O gritan también hoy o demostrarán ante el mundo que su condición de madres atribuladas funciona al ritmo de cheques y subvenciones encubiertas.

¿Y el primer mundo? Jamás he esperado otra cosa de Europa que no sea mostrar el dorso al dolor de mi pueblo, no creo que hayan superado aun sus ínfulas de imperios coloniales. Se han adaptado a la postura genuflexa frente a las dictaduras, posición cómoda para recibir oleadas de profesionales a bajo coste y obtener mano de obra barata en sus territorios. Europa se prostituyó desde sus propios inicios mitológicos, Zeus sólo tuvo que disfrazarse del buey para seducirla. ¿Qué se puede esperar de una meretriz que no sea una acción en dependencia de la oferta y la demanda?

Cuba, aprende. Sufre, llora y rume tu dolor en silencio. Tu grito retenido hoy en la garganta será un canto de honor para el mañana, para que tu hijo blanco, mestizo o negro se erija en cualquier tribuna con la frente alta y grite: ¡Paguen hoy impuestos de honor los que ayer nos miraron con desprecio!

Las sillas de los dignos hoy están desocupadas. ¡No olvides, Cuba!

No comments:

Post a Comment