Wednesday, January 27, 2010

¿QUÉ PASÓ EN MÉRIDA?

perdigonazoa(4) - Copy
Perdigonazos en un estudiante

Los sujetos que dispararon contra los estudiantes actuaron protegidos por la GN y la Policía del estado, denunció la presidenta de la FCU-ULA
Por: Patty Fuentes Gimón

La presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Los Andes, Liliana Guerrero, denunció ayer que los sujetos que dispararon contra los manifestantes la noche del lunes actuaron custodiados por efectivos de Polimérida y la Guardia Nacional.

Cuando los estudiantes y la sociedad civil protestaban en varios puntos de Mérida en rechazo al cierre de RCTV Internacional, llegó primero la Policía a dispersarlos en forma cruel y desmedida; luego, se aparecieron unos motorizados armados y encapuchados que dispararon a diestra y siniestra.

El gobernador Marcos Díaz Orellana es el responsable, pues él sabe dónde están las armas y quiénes las tienen, expresó la dirigente estudiantil.

Guerrero informó que la primera persona que falleció por impacto de bala en el pecho fue Yosinio Carrillo Torres, de 15 años de edad, que militaba en el PSUV y cursaba quinto año en el liceo Alberto Carnevali.

La segunda víctima fue un alumno de Medicina, del Instituto Antonio José de Sucre, de 28 años de edad, quien recibió tres disparos y falleció en la sala de emergencias del Hospital Universitario de Los Andes.

El primero murió en las residencias Las Marías y el segundo en las residencias El Rodeo, cerca de la avenida Las Américas.

"No importa la ideología política que tenían estos jóvenes. Lo importante es que eran personas con derecho a haber vivido el futuro que deseaban", agregó.

Además de estos dos homicidios, unas treinta personas resultaron heridas por disparos de balas y perdigones y piedras que les fueron arrojadas. También fueron incendiados 12 automóviles, dos motocicletas, el apartamento del dirigente opositor Omar Lares y las sedes de la FCU, del centro de estudiantes de Derecho, de Administración, y del Decanato de Faces de la ULA.

A los disparos de perdigonazos y gas lacrimógeno, los efectivos policiales añadieron la brutalidad de sus actos golpeando a los estudiantes que detenían y disparando con escopetas al interior de las viviendas de los vecinos de los sectores Cardenal Quintero, Río Arriba, Los Apamates, Las Flores, Santo Domingo, el barrio Sucre y El Campito, que ocasionaron heridas a un niño dentro de un vehículo, dijo Guerrero.

Mientras el gobernador Díaz Orellana y el ministro de Interior, Tareck El Aissami, intentan tapar el sol con un dedo, el movimiento estudiantil continuará, como hasta ahora lo ha hecho, con sus protestas claras, organizadas, pacíficas y enfocadas en la democracia, la igualdad y la autonomía universitaria, advirtió Guerrero.

Por otra parte, el Ministerio Público comisionó a cuatro fiscales para investigar las muertes ocurridas en Mérida. Los fiscales 21, 22, 2 y 10 del estado andino son los encargados de determinar quiénes fueron los responsables de los asesinatos.

No comments:

Post a Comment