Thursday, January 28, 2010

ECONOMIA, ES NUESTRA PRIMERA NECESIDAD

EEUU_GOBIERNO_DEPORTES_MHR09.bigthumb.prod_affiliate.84

Obama: Crear empleos es la prioridad
KATHARINE Q. SEELYE
Con su agenda legislativa estancada y el desempleo por las nubes, el presidente Barack Obama usó su primer discurso del Estado de la Unión el miércoles por la noche para presentar sus planes para reconstruir una nación "puesta a prueba'' y crear más empleos.

En un discurso que se concentró abrumadoramente en enfrentar los males económicos del país, Obama sólo dedicó una pequeña parte de la alocución a la controversial reforma de los servicios médicos. En su lugar, presentó un panorama sombrío de los retos económicos y la necesidad de poner coto a los excesos de Wall Street y generar empleos.

"No podemos permitir que las instituciones financieras, entre ellas las que ustedes depositan su dinero, asuman riesgos que pueden amenazar toda la economía'', dijo el Presidente en un discurso al que incorporó el tono populista que ha adoptado desde la sorpresiva derrota de los demócratas en Massachusetts la semana pasada.

Sin embargo, defendió el rescate de los bancos afirmando que era necesario para salvar la economía, aunque afirmó que era una píldora dura de tragar.

"Si hay algo que ha unido a demócratas y republicanos es que todos odian el rescate bancario'', dijo. "Yo lo odié. Ustedes lo odiaron. Fue algo tan popular como sacarse una muela''.

Más adelante, tocó el tema de los servicios médicos, citando la necesidad de que el Congreso tome medidas, lo que provocó aplausos.

"Para cuando termine de hablar esta noche, más estadounidenses habrán perdido su seguro médico'', dijo. "Millones más lo perderán este año. El déficit aumentará. Las primas aumentarán. Los pacientes no podrán recibir el servicio que necesitan. Los pequeños negocios seguirán abandonando la cobertura''.

Pero, agregó: "No voy a abandonar a estas personas. Ni tampoco debe hacerlo nadie en esta cámara''.

El Presidente también toco temas de seguridad nacional y la amenaza de la proliferación nuclear. Dijo que desde que asumió el cargo "hemos renovado nuestro enfoque en los terroristas que amenazan la nación'' y mencionó las inversiones en la seguridad interior y la eliminación de planes para atacar objetivos estadounidenses. Mencionó brevemente a los soldados en Irak y Afganistán, diciendo: "Todos tenemos la responsabilidad de apoyarlos cuando regresen a casa''.

Pero el mayor énfasis, con mucho, fue la creación de empleos, la economía y la asistencia a la clase media.

Solicitó algunos créditos fiscales, subsidios para gastos como servicios de cuidados infantiles, préstamos a estudiantes y una congelación de tres años en los gastos discrecionales. También planea nombrar una comisión bipartidista para que emita recomendaciones para reducir la deuda a largo plazo del país.

Pero advirtió: "Tenemos que reconocer que enfrentamos más que un déficit de dólares. Enfrentamos un déficit de confianza, deudas profundas y corrosivas sobre cómo funciona Washington que han crecido durante años''.

Y agregó: "Para cerrar ese vacío de credibilidad tenemos que tomar medidas en ambos lados de Pennsylvania Avenue para poner fin a la influencia de los cabilderos, trabajar con transparencia y dar al pueblo el gobierno que se merece. Eso es lo que vine a hacer a Washington''.

Asistentes de Obama habían dejado entrever antes del discurso que el Presidente reconocería que cometió errores durante su primer año en el cargo y exhortaría a sus críticos republicanos a redirigir sus energías y cambiar el tono y la cultura de Washington. En el discurso, de hecho emitió un nuevo llamado a la cooperación bipartidista.

‘'En vez de librar las mismas batallas de siempre que han dominado Washington durante décadas, es hora de hacer algo nuevo'', dijo el Presidente. "Probemos con el sentido común. Invirtamos en la gente sin dejarles una montaña de deuda. Cumplamos las responsabilidades que el pueblo nos ha encargado''.

El clima económico y político de este acto político en Washington es mucho más abrasivo de lo que Obama hubiera imaginado cuando lo eligieron presidente en el 2008 y declaró que "ha llegado la hora del cambio en Estados Unidos''.

El país sufre la peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años 30, lo cual lo hizo centrarse en cómo creará empleos y responderá al aumento de la inseguridad y la frustración de las familias trabajadoras y la clase media.

Al abordar el tema del sistema de la salud, Obama admitió los tropezones políticos en conseguir la aprobación de una ley, pero no sugirió que las propuestas en sí tengan problemas.

"Mientras más se debatió, más escéptica se puso la gente'', dijo refiriéndose al año que lleva cocinándose el proyecto. "Yo admito mi parte de la responsabilidad por no haberlo explicado con más claridad al pueblo. Y sé que, con todo el cabildeo y el trapicheo, este proceso ha dejado a la mayoría de la gente preguntándose en qué podrá beneficiarles. Pero también sé que este problema no va a desaparecer''.

Incluso antes de comenzar el discurso, los republicanos publicaron su respuesta, a través del gobernador Bob McDonnell de Virginia. En su intervención, que se transmitiría después de que Obama hablara, el gobernador aludió al llamado de Obama a congelar parte de los gastos federales.

"La congelación parcial de los gastos discrecionales es un paso loable pero pequeño'', dijo McDonnell en sus notas. "Las circunstancias demandan que reconsideremos y restauremos el papel debido y limitado del gobierno a todos los niveles''.

El desempleo es ahora mayor que cuando Obama asumió el cargo y los sondeos muestran que los estadounidenses piensan que el país marcha por el camino equivocado por un margen de dos a uno. La prioridad del Presidente, la reforma del sistema de salud, ha sido dejada a un lado por sus correligionarios demócratas, que se sienten preocupados por la reciente victoria republicana en las elecciones senatoriales en Massachusetts.

El discurso fue el tercero de Obama ante una sesión conjunta del Congreso.

Sus aliados dijeron que se proponía colocar los tres principales elementos de su plataforma --empleos, reforma de los servicios médicos y una nueva política energética-- en un contexto más amplio, para describir cómo interactuaban para revivir la economía en crisis.

"Rescatar, reconstruir, restaurar --un nuevo cimiento para la prosperidad'', rezaba el encabezamiento del memorando de la Casa Blanca, resumiendo el mensaje de Obama.

"El [Presidente] tiene que regresar a esa perspectiva'', dijo el miércoles en una entrevista John D. Podesta, un firme aliado de Obama que fue jefe de despacho del presidente Bill Clinton. "Eso es lo que perdió durante los últimos ocho meses''.

Pero aunque es posible que Obama pueda recuperar esa perspectiva, incluso los demócratas admiten que es difícil que vuelva a conseguir el sentido de buena voluntad y espíritu bipartidista que llevó al cargo hace un año.

Los republicanos dijeron el miércoles que aprobaban el énfasis de Obama en la responsabilidad fiscal y a su exhortación a congelar tres años parte del presupuesto, pero criticaron al Presidente y su plataforma incluso antes del discurso.

"No necesitamos otro gran discurso'', declaró a la prensa el representante Mike Pence, republicano por Indiana y presidente del concilio republicano de la Cámara. ‘‘Señor presidente, deje a un lado sus planes de un gobierno inflado que asumirá el control del sistema de servicios médicos; preséntenos un presupuesto que reduzca los gastos y que reduzca los impuestos al pueblo estadounidense. Señor presidente, hechos, no palabras''.

No comments:

Post a Comment