Sunday, December 27, 2009

IRAN:MAS VICTIMAS

Diez muertos en protestas contra el gobierno iraní
ROBERT F. WORTH y NAZILA FATHI
La policía iraní abrió fuego el domingo contra miles de manifestantes, con un saldo de 10 muertos y un día caótico de batallas callejeras que profundizó la desobediencia civil, mientras los manifestantes abarrotaban las calles en ciudades de todo el país y combatieron a brazo partido contra las fuerzas de seguridad, informaron testigos y páginas de internet de la oposición.

Las protestas en el feriado que conmemora la muerte de Hussein, el mártir chiita más sagrado del islam, fueron las más sangrientas desde el levantamiento civil masivo que siguió a las disputadas elecciones presidenciales en junio pasado, dijeron testigos. Se reportan cientos de heridos y la policía de Teherán informó de 300 arrestos.

La decisión de las autoridades de usar la fuerza letal en el feriado sagrado del Día de Ashura molestó a muchos iraníes, y algunos comentaron que la violencia pareció galvanizar a personas de fe religiosa más tradicional que hasta ahora no han habían participado en las protestas.

Las fuerzas del Shah nunca dispararon contra manifestantes durante el Día de Ashura, temerosas de incumplir los postulados de la fecha contra la violencia.

En Teherán, nutridas manifestaciones marcharon por una avenida central a media mañana, desafiando advertencias oficiales de una respuesta fuerte a las protestas mientras gritaban "¡Muerte Khamenei!'', el líder supremo iraní, el ayatola Ali Khamenei.

Los manifestantes se negaron a retirarse incluso cuando la policía disparó gases lacrimógenos, les pegó con bastones e hizo disparos de advertencia al aire. Entonces los agentes abrieron fuego directo contra la multitud, informaron páginas de internet de la oposición, citando testigos de los hechos. Por lo menos cinco personas fallecieron en Teherán, cuatro en la ciudad norteña de Tabriz y una en Shiraz, en el sur, indicaron los reportes. También hicieron circular ampliamente numerosas fotografías de varias víctimas.

Uno de los fallecidos fue Ali Moussavi, de 35 años y sobrino del líder opositor Mir-Hussein Moussavi, reportó el sitio de internet Parleman News. Moussavi murió de un balazo ceca del corazón al mediodía en la Plaza Enghelab en Teherán, indicó el reporte.

A diferencia de otros manifestantes, Moussavi parece haber sido asesinado a propósito, un gesto político dirigido a su tío, según Mohsen Makhmalbaf, un líder de la oposición iraní que vive en París y tiene estrechos lazos con la familia Moussavi.

Moussavi fue atropellado primero por un vehículo al salir de su casa, escribió Makhmalbaf en su página de internet. Entonces cinco hombres salieron del carro y uno le disparó a quemarropa. Autoridades del gobierno se llevaron el cadáver a últimas horas del domingo y advirtieron a la familia que no lo velaran, escribió Makhmalbaf.

En algunas partes de Teherán los manifestantes hicieron retroceder a la policía, lanzando piedras y capturando varios carros y motocicletas policiales, que incendiaron a continuación. Varios videos publicados en internet mostraron escenas de mucha violencia, contenedores de basura incendiados y grupos de manifestantes atacando a los milicianos voluntarios Basij en medio de un ruido ensordecedor.

Un video mostró a un grupo de manifestantes incendiando una estación de policía en Teherán. Otro mostró a varias personas que llevaban al cadáver de un manifestante mientras gritaban: "Voy a matar al que mató a mi hermano''.

Para finales de la tarde, gruesas columnas de humo negro salían de numerosos fuegos callejeros en el centro de Teherán y grupos más pequeños de manifestantes seguían enfrascados en combates callejeros con la policía y los milicianos Basij. Por la noche, los altavoces en la Plaza Imán Hussein, donde ocurrieron la mayoría de los enfrentamientos, anunciaron que se prohibían los grupos de más de tres personas, dijeron testigos.

Hubo información de policías que se rindieron o se negaron a combatir a los manifestantes. Varios videos publicados en internet muestran a policías con el casco en la mano alejándose del caos, mientras los manifestantes les daban palmadas en la espalda a manera de agradecimiento. En una fotografía se ve a varios policías con los brazos en alto y uno tiene puesta una bandana verde, el color del movimiento opositor.

La policía de Teherán negó haber disparado contra los manifestantes y una declaración oficial emitida el domingo indicó que cinco personas murieron "de forma sospechosa''.

Ahmadreza Radan, subdirector de las fuerzas de seguridad de Teherán, afirmó que docenas de policías fueron heridos o muertos, reportó la agencia semioficial ISNA.

Los periodistas extranjeros tienen prohibido cubrir las protestas y los reportes no se pudieron confirmar independientemente.

La Casa Blanca condenó lo que calificó de "represión injusta'' de civiles por parte del gobierno iraní. "La esperanza y la historia están de parte de los que exigen pacíficamente sus derechos universales'', comentó Mike Hammer, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos.

Los hechos presentan a un movimiento opositor cada vez más audaz y directo en su impugnación de las autoridades iraníes. Los manifestantes mezclaron deliberadamente su mensaje político con el feriado religioso, alternando lemas antigubernamentales con gritos ancestrales de alabanza a Hussein, santo chiita del siglo VII.

"Este es el mes de la sangre, ¡Yazid caerá!'', gritaban los manifestantes, igualando al ayatola Khamenei con Yazid, el gobernante que ordenó el asesinato de Hussein.

Los manifestantes pueden estar impulsados por la muerte la semana pasada del gran ayatola Ali Hossein Montazeri, un patriarca de la revolución islámica que se convirtió en un fuerte crítico de los gobernantes, especialmente en meses recientes. Esto puede haber hecho salir a las calles no sólo a jóvenes activistas y estudiantes que han dominado las protestas en meses recientes, sino también a personas mayores y conservadoras que lo reverenciaban por razones tanto de fe como políticas.

No comments:

Post a Comment