Monday, November 23, 2009

VENEZUELA:INJUSTA PRISION

Carta desde el calvario
Ivan Simonovis cumple cinco años detenido. Su abogado asegura que el juicio se inició con una orden de detención forjada. Piden que su reclusión se cumpla en un lugar adecuado
Por: Carlos Crespo

E l 22 de noviembre de 2004 María del Pilar Simonovis no entendía lo que estaba viendo. Globovisión transmitía la imagen de funcionarios de Interpol, comandados por el general Castor Pérez Leal, que detenían a su esposo justo antes de que subiera las escaleras para abordar un vuelo que haría escala en Miami y lo llevaría hasta la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos.

En aquel momento ni ella ni el mismo Simonovis sabían la razón de la detención, por la cabeza de la esposa pasó el caso Anderson que estaba vivo en aquel momento, pero días después, cuando fue presentado ante tribunales entendió que se debía a los sucesos de abril de 2002"Ahí comenzó el calvario", señala.

Tanto Bonny, sobrenombre de la esposa, como el abogado de los comisarios de la Policía Metropolitana (PM), José Luis Tamayo, indican que desde el inicio empezaron a evidenciarse las irregularidades. Según el jurista, en el libro diario del tribunal conducido por Maikel Moreno, que llevaba el caso, quedó señalado que por "error involuntario" no había sido asentada la boleta. "La orden de detención fue forjada", indica.

Desde que se inició "el calvario" el ex comisario ha permanecido detenido en la Disip, lugar al que deben acudir sus tres hijos a visitarlo.

La esposa de Simonovis recuerda que la radicación del juicio en Maracay dificultó la defensa del comisario y su vida familiar. "Durante ese tiempo, prácticamente no pude ver a mis dos hijas. Eso implicaba un gasto económico, familiar y emocional muy grande, ni siquiera he podido tener un trabajo estable por esa razón".

Por su parte, Tamayo recuerda las múltiples irregularidades que se produjeron en el juicio que culminó con la sentencia de 30 años. "La acusación era por dar la orden de disparar y los condenaron por no dar la orden de no disparar, los testigos que decían que la PM evitó una masacre fueron colocados como evidencia que atribuía responsabilidad a los comisarios, fue un proceso kafkiano" señala.

Bonny de Simonovis también denuncia que durante el juicio fue agredida por militantes oficialistas que venían en autobuses de la Alcaldía Metropolitana durante la gestión de Juan Barreto y que recibió amenazas luego de que el abogado de las víctimas del 11-A que respaldan al Gobierno, Antonio Molina, diera su número telefónico a través de VTV.

"La sentencia no puede llevarse en la Disip donde no hay una ventana, donde incluso vemos ratas, sino en un centro de reclusión acondicionado adecuadamente", señala.

No comments:

Post a Comment