Sunday, September 27, 2009

EL CONOCIDO PERIODISTA RAFAEL POLEO, SALE AL EXILIO

Rafael Poleo: ‘‘Chávez tomó el camino irreversible de la dictadura''
CASTO OCANDO
"Estamos en una Venezuela precastrista y ya Hugo Chávez tomó el camino irreversible de la dictadura'', afirma Rafael Poleo, curtido editor y columnista venezolano de 72 años, ex senador socialdemócrata y el más reciente exilado político que llega al sur de la Florida, huyendo de la violencia judicial del gobierno chavista contra la crítica periodística mordaz y persistente.

"Invitado'' a comparecer ante un juez que le abrió un expediente por "predecir'' en un programa de televisión que Chávez podría morir como el dictador italiano Benito Mussolini --colgado de los pies--, Poleo decidió salir del país hace tres semanas porque asegura que el gobierno lo quiere en prisión.

"Si me hubiese presentado en el tribunal, la orden que había dado Chávez era que me encarcelaran'', aseguró.

Editor y propietario de la revista Zeta, de análisis político, y del diario El Nuevo País, feroz crítico de los excesos presidenciales, Poleo ha combinado el periodismo y la política por los últimos 50 años, y no es ajeno a la controversia ni a la diatriba pública.

Tampoco desconoce las hieles del exilio. Entre 1992 y 1993, Poleo vivió en Miami tras declararse perseguido político del presidente Carlos Andrés Pérez, entonces en su segundo gobierno.

Conocedor como pocos de las intimidades de Hugo Chávez, Poleo conserva una colección de anécdotas que muestran un rostro poco conocido del líder bolivariano.

En una ocasión, asegura Poleo, Chávez repitió el examen de una materia que le faltaba para aprobar el curso de Estado Mayor, gracias a la intervención de la esposa del presidente Pérez, el mismo contra quien organizaría un golpe de Estado años después. La materia en que había reprobado: Inteligencia Militar.

En otro episodio poco conocido, Chávez pagó, afirma Poleo, a una emisora local en Venezuela para que le permitiera narrar un partido de béisbol de las Grandes Ligas.

"[Chávez] tenía dos sueños: convertirse en lanzador de las Mayores y en narrador deportivo'', sostiene Poleo, que le abrió a las puertas de su periódico cuando salió en libertad en 1994, gracias a un perdón presidencial.

Fue ese mismo año en que el editor experimentó, durante la visita de Chávez a la Universidad de la Habana, su más profunda decepción.

"Cuando vi en video la adoración que mostraba con Fidel, y cuando vi la manera siniestra como lo miraba Fidel, como diciendo: ‘Esto me lo preparó Dios para que yo sobreviva', empecé a criticarlo de una manera muy severa'', declaró.

Desde entonces, "me dediqué a decirle a los venezolanos: ‘No lo elijan, yo lo conozco; si puede, querrá ser Dios, y si no, Fidel Castro' ''.

Pero no tuvo éxito. "Me convertí en pionero de la oposición'', puntualizó.

No comments:

Post a Comment