Saturday, August 29, 2009

LA FISCAL NAZI

La Fiscal Nazi y las costuras del régimen

Roberto Olivares

Mientras el dictador tropical hacía el ridículo una vez más en la estéril cumbre de UNASUR, aquí en Venezuela la Fiscal Luisa Ortega Díaz declaraba descaradamente que todo aquel que de ahora en adelante salga a marchar y/o protestar en la calle alterando el orden público, será arrestado y podría ser penado con hasta 12 años de cárcel. Lo dice dos días después de haber ordenado la detención de 11 trabajadores de la alcaldía metropolitana, y la privativa de libertad del propio prefecto de Caracas (Richard Blanco), dizque por protestar de manera violenta e interrumpir el libre tránsito. La misma fiscal que apoyó la salvaje represión en contra de la marcha del sábado pasado por parte del coronel Benavides y su tropa de cubanos disfrazados de guardias nacionales, alegando que las barandas tumbadas por algunos marchantes, eran patrimonio público. Toda una luminaria de la robo-ilusión pues, objetiva e imparcial, pero sobre todo, eficiente para el régimen represor.

Si la oposición es minoría y los violentos son según ellos unos pocos disociados, ¿A qué se debe la brutal represión y la aprobación acelerada de leyes cubanas en los últimos meses? ¿Por qué la Fiscal Nazi no se avoca a defender los derechos ciudadanos consagrados en la Constitución en vez de estar inventando leyes y criminalizando la protesta? Evidentemente al régimen chavista y a todos sus esbirros institucionales se les está moviendo el piso de manera acelerada y sin anestesia. Si de verdad creen que amenazando y poniendo preso a todo aquel que proteste es la solución para evitar, o mejor dicho, retardar, su inminente salida del poder, se van a llevar una monumental sorpresa. En ninguna parte del mundo las estrategias represivas e intimidatorias han funcionado para mantener regímenes en el poder, después de que estos han perdido el apoyo popular y se han convertido en dictaduras totalitarias, o gobiernos caudillescos.

¿Dónde piensa meter la fiscal a todos los padres y representantes que a partir del comienzo del nuevo año escolar, se negarán a enviar a sus hijos o representados a los colegios e instituciones educativas que acaten la nueva ley cubana de educación? Esos padres se lanzarán a la calle a protestar a diario con el resto del país democrático apoyándolos de manera incondicional. ¿Se atreverá la servil fiscal a encarcelar a sus propios familiares y amigos que no comulgan con el régimen castro-chavista y estarán igualmente protestando a lo largo y ancho del país? Lo que Chávez y la fiscal han visto hasta ahora es sólo la punta del iceberg. Ellos saben muy bien que ya no son mayoría y esas leyes dictatoriales aunadas a las declaraciones y procedimientos abiertamente totalitarios por parte de los esbirros institucionales del régimen, provocarán eminentemente un estallido social de proporciones incalculables.

El desgaste de Chávez en los últimos meses ha sido vertiginoso y sumamente evidente. No es casualidad que en la medida en que se ha ido radicalizando, ha perdido el apoyo popular de su propia gente que ahora ve en él a un ser lejano que sólo pretende eternizarse en el poder y emular a su padre putativo Fidel Castro. El mismo Chávez ha logrado lo que la inoperante y desarticulada oposición no ha podido hacer en casi 11 años de dimes y diretes, abrirle los ojos a los propios chavistas moderados que ahora desencantados y temerosos del rumbo que lleva el país, se han encargado de reclutar a sus propios camaradas, y los han llevado a la acera de enfrente para luchar conjuntamente con el resto del país en contra de la dictadura totalitaria e institucional que vive la república.

Por allí dice la gente que lo bueno de la cuestión es lo malo que se está poniendo. Personalmente no veo cómo Chávez y su robo-ilusión puedan sobrevivir a la hecatombe social que se avecina, sobre todo a sabiendas que tendrá que radicalizarse mucho más, y la represión será más intensa, brutal y descarada. Además, después de observar cómo en la cumbre de Unasur el otrora gran líder continental que en sus momentos estelares llegó a ser considerado el Robin Hood latinoamericano, no puede ni siquiera dominar a sus “chulos” del continente que por un lado le quitan los petrodólares, y por el otro le pintan una paloma del tamaño de su propio ego, la duda sobre la permanencia prolongada de Chávez en el poder se disipa manifiestamente. El régimen castro-chavista se deshace a “paso de vencedores”, y con el se llevará la podredumbre excrementicia de la fiscal Nazi y demás esbirros institucionales que hoy en día se creen inmunes a la historia y al poder de la razón. Nunca en los anales de la humanidad el mal ha triunfado sobre el bien, en Venezuela no será diferente; las costuras del régimen son muy evidentes.

“Bajo la dictadura: ¿Quién puede hablar de libertad?”
Simón Bolívar
¡Patria, Democracia y Libertad!
robertocarlo14@hotmail.com
29-08-09

No comments:

Post a Comment