Luisa Ortega Díaz (Reuters)
Luisa Ortega Díaz (Reuters)
Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de Venezuela que fue destituida de la Fiscalía por la Asamblea Constituyente impulsada por Nicolás Maduro, ya no se encuentra en territorio venezolano.
Fuentes de Infobae confirmaron que la funcionaria chavista que se rebeló contra el régimen militar de Nicolás Maduro partió desde Venezuela hacia un destino incierto, aunque se estima que iría a Colombia o a Brasil.
Esta maniobra se produce un día después de que el Servicio Bolivariano de Inteligencia allanara su residencia en Caracas, y después de que el nuevo fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, pidiera la detención del diputado Germán Ferrer, esposo de Ortega.
Sobre este último punto se pronunció en la tarde del jueves la Sala Plena del Tribunal de Justicia (TSJ), organismo que declaró procedente la detención de Ferrer, presuntamente involucrado en una red de corrupción de la anterior gestión del Ministerio Público (MP).
El jueves, Saab acusó directamente a su antecesora Ortega de ser la autora intelectual de todas las muertes ocurridas durante la oleada de protestas que se inició en abril contra el Gobierno de Maduro y que se cobró la vida de más de un centenar de personas.
“La considero la autora intelectual de cada uno de los muertos y heridos que ocurrió a partir del 1 de abril”
"La considero la autora intelectual de cada uno de los muertos y heridos que ocurrió a partir del 1 de abril", dijo Saab ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).
Allanamiento en el domicilio de Luisa Ortega (EFE)
Allanamiento en el domicilio de Luisa Ortega (EFE)
Saab, un fiel defensor de la llamada revolución bolivariana, señaló que cada declaración de Ortega durante los cuatro meses de protestas generaba más muertos y heridos y denunció que los organismos internacionales se prestaron para esta conjura.
Además, consideró que la ex fiscal apostó a la disolución del Estado y desarrolló una aberrada actuación durante los casi 10 años que pasó como titular del Ministerio Público, una institución, remarcó, convertida en un "cartel de extorsión" que mantenía una guerra de impunidad en el país.
Ortega fue destituida de su cargo el pasado 5 de agosto por la Asamblea Constituyente, que la acusó de haber cometido "actos inmorales", una acción que para la ex fiscal fue un paso más del gobierno de Nicolás Maduro hacia el establecimiento de una dictadura. La ex oficialista fue acusada por el chavismo de traición.
La ex fiscal cuenta con el apoyo de la Asamblea Nacional de Venezuela (Parlamento, de mayoría opositora) y de numerosos gobiernos de la región y del mundo, y advirtió que teme por su vida ante las amenazas de dirigentes chavistas.
INFOBAE